FARISHTA (2017) – Marc Pastor

Autor: Marc Pastor
Título: Farishta (Farishta)
Editorial: Catedral
Año: 2017
Páginas: 544
ISBN: 9788416673339
Valoración: ★★★★★

 

Hay muy pocos autores de género fantástico en lengua catalana capaces de convertir la publicación de una novela en un auténtico acontecimiento mediático. Aún son menos los que son capaces de publicar de forma (casi) simultánea el original catalán y la traducción al castellano. Marc Pastor es uno de esos casos, por no decir el caso, y su última novela, Farishta (publicada en catalán en Amsterdam y en castellano en Catedral) el ejemplo más reciente. Y eso pocos días después de que se haya sabido que La mala mujer (2010), seguramente su novela más reconocida y traducida, se podrá leer próximamente también en japonés. Del todo inaudito en nuestro panorama literario, sobre todo porque el autor nunca ha rehuido la etiqueta de escritor de género fantástico o de ciencia ficción, denominaciones de las que muchos autores y editoriales huyen más que de la peste, en un país que suele asociar con demasiada frecuencia género fantástico con literatura infantil y juvenil.

De hecho, los primeros compases de Farishta (terriblemente cinematográficos, tanto, que casi podemos escuchar la melodía mientras pasan por delante de nuestra nariz los títulos de crédito) pueden confundir al lector, hasta el punto de hacerle creer que se encuentra delante de una novela dirigida a un público eminentemente juvenil. Y es que el punto de vista narrativo, focalizado en una joven (la Farishta del título), que muchas veces se expresa a través de un diario o de sus gustos musicales, nos lleva irremisiblemente al mundo de las inseguridades y los anhelos de una adolescente tardía. Claro que no es una adolescente convencional y que ya ha conocido cómo se las gasta la vida. Farishta es doblemente huérfana: siendo muy pequeña perdió a sus padres biológicos en Afganistán y, años más tarde, se quedó sin los padres adoptivos a causa de un accidente aéreo. La soledad, el desarraigo y los orígenes serán los temas clave de la obra, alrededor de los cuales reflexionará con brillo del autor.

Todos necesitamos saber de dónde venimos para poder avanzar.

Estamos en 1993. Farishta, sin nada que la ate al mundo, aceptará una misteriosa oferta de trabajo para irse durante una larga temporada al “complejo Sannikov”, una especie de centro turístico en la Polinesia francesa, donde una serie de familias viven voluntariamente aisladas del resto del mundo. Se trata, pues, de un retiro a la soledad remota, al que no todo el mundo es capaz de acostumbrarse. Allí, Farishta conocerá a Manse, por el que se le desvelará en breve una potente atracción romántica. Son los capítulos que nos pueden hacer pensar que estamos leyendo una obra juvenil. No es el caso, sin embargo. Es cierto que el primer tercio de la obra transcurre con un ritmo más bien pausado y que la evolución de la relación Farishta-Manse y el conocimiento íntimo de las familias es el eje central. Pero poco a poco también se nos van presentando algunos interrogantes. Atisbamos el misterio que se oculta tras la pátina de aparente normalidad de aquellas familias, que voluntariamente han renunciado a vivir en sociedad para estar, aisladas, en aquellas islas en el culo del mundo. ¿Por qué personas de éxito renuncian a todo para estar allí? ¿Qué hay detrás de la misteriosa organización Iefremov-Strugatski?

A diferencia de otras obras anteriores, aquí Pastor parece haber apostado por una especie de “in crescendo” en la tensión, de tal manera que no es hasta que empezamos a estar un tanto empalagados de la relación Farishta-Manse que gira hábilmente el rumbo y nos adentra en otra aventura, mucho menos convencional. Es entonces, cuando se hace evidente que estamos leyendo un thriller fantástico, que nos encontramos con sensaciones conocidas. Con las viejas, y buenas, sensaciones conocidas. El archipiélago ya no es sólo un archipiélago, es un experimento, una prisión, un portal a lo inexplicable. Una fuente de misterios que pondrá a prueba nuestra imaginación y que inevitablemente nos invitará (nos desafiará) a imaginar soluciones posibles a las trampas paradas por el autor.

Los que hayan seguido un poco la carrera literaria de Marc Pastor, sabrán de las referencias cruzadas entre sus obras, de tal manera que desde la primera novela que escribió y hasta esta, todas están íntimamente conectadas, en lo que algunos ya han llamado el “corvoverso”. Un nombre apropiado para hacernos una idea de su ambición literaria. Y de la innegable complicación que lleva asociada, ya que entre todas estas obras transcurren muchos años de diferencia y, sin embargo, esta particularidad cronológica no es obstáculo para que compartan personajes. ¿Como es posible, este prodigio? Pastor es un autor muy riguroso en estos aspectos temporales (quizás más que nunca en esta última novela, que está llamada a ocupar un lugar fundamental en la trama general que nos está sirviendo), y el rigor lleva inevitablemente a una cierta complejidad. Evitar las paradojas indeseadas que desbaraten la verosimilitud del argumento y lo hagan plausible a los lectores es el gran reto de cualquier escritor que se atreve a enfrentarse a la arriesgada tarea de desafiar los límites del tiempo.

Es mejor que no sepas nada de tu futuro, o no podrás escapar de él.

Hay mucho de juego de manos y de necesaria complicidad autor-lector en todo esto. Evidentemente, el autor juega al despiste, nos hace ir por pistas falsas, disimula con una mano mientras con la otra nos oculta la verdad. Y nosotros nos debemos dejar llevar con gusto. Pero lejos de considerarlo tramposo, el lector lo agradecerá, al final, porque quedará inevitablemente boquiabierto, sorprendido, enternecido, como un niño pequeño en un espectáculo de ilusionismo. No se produce el temido “efecto Lost” y el desenlace, no por inesperado, resulta incongruente. Al contrario, la resolución no podía ser sino la que es. Quizás sea una de las mayores virtudes de Pastor en esta obra: la capacidad para hacernos dudar de todo. Si el lector sabe leer entre líneas, el libro está repleto de referencias que son pistas que lo conducen hacia el futuro (¿o es al pasado?), tanto en los nombres propios de los personajes como en los de los lugares, como en marcas comerciales o de entidades (Moreau, Melville, Obrutxev, Sannikov, Valjean… incluso quien sepa leer bien percibirá la evocadora presencia de un oso polar en esta isla tropical).

No se puede decir que con esta novela Pastor se haya convertido en uno de los valores en alza de la actual narrativa catalana, o en el mejor autor de género fantástico en catalán. Esto ya lo había conseguido hacía tiempo, con obras como El año de la plaga (2010) o Bioko (2013). Pero sí que Pastor consigue algo tan o más difícil que llegar a ser el número uno, y es consolidarse. Farishta es la confirmación de un hecho crucial: existe un mercado adulto preparado para consumir sin complejos literatura de género fantástico. Y a hacerlo de forma masiva. La sociedad (también la de aquí) ha cambiado lo suficiente en los últimos años como para dar pasaporte definitivamente a la idea de que la única literatura fantástica que tiene salida es la que va dirigida a los jóvenes. La buena literatura, sea del género que sea, puede convertirse también en literatura de masas.

En el caso catalán, El mecanoscrito del segundo origen (1974) del gran Manuel de Pedrolo marcó un punto de inflexión que, desgraciadamente, no se supo aprovechar. Algo parecido se dio años después con La piel fría (2002) de Albert Sánchez Piñol. El conjunto de la obra de Marc Pastor es una nueva oportunidad para que la literatura catalana acepte normalizarse en uno de los últimos reductos que todavía hoy no está plenamente normalizada: el referente a la aceptación de la literatura de género fantástico como Literatura de pleno derecho, exactamente igual que cualquier otro género. Exactamente igual que en cualquier otra literatura.

Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 194 posts and counting.See all posts by dgenis

6 thoughts on “FARISHTA (2017) – Marc Pastor

  • 13 Marzo, 2017 at 11:46 am
    Permalink

    Vendido y a la lista. Nunca he leído nada de Marc, pero desde que lo conocí en la Eurocon me llama mucho la verdad. Tengo que decir que me voy de aquí con muchas ganas de este Farishta, que pinta muy pero que muy bien. Un abrazo^^

    Reply
    • Daniel Genís
      13 Marzo, 2017 at 12:56 pm
      Permalink

      Pastor es un caso curioso, ya que parece gozar de más reconocimiento fuera que dentro de España, aunque casi todos sus libros (creo) que están traducidos al castellano.

      Incluyo aquí el lector en lengua catalana, que si no es propiamente de género, tampoco acostumbra a conocerlo. Pero eh! Que soplan tiempos de cambio 😉 Ya me dirás.

      Reply
      • 26 Abril, 2017 at 1:07 pm
        Permalink

        ¿Su primera novela Montecristo también está traducida al castellano?

        Reply
        • Daniel Genís
          26 Abril, 2017 at 2:59 pm
          Permalink

          Diría que precisamente Montecristo es la única de sus cinco novelas que no está traducida al castellano. No obstante las demás sí. Te recomiendo especialmente La mala mujer (traducida además del castellano a un montonazo de lenguas) y El año de la plaga (de la que actualmente se está rodando la película).

          Reply
          • 26 Abril, 2017 at 4:57 pm
            Permalink

            Muchísimas gracias por tus recomendaciones, quería empezar por la primera novela (por eso que leí de que comparten universo muchas de ellas), pero empezaré por una de las que me sugieres.

          • Daniel Genís
            26 Abril, 2017 at 7:02 pm
            Permalink

            Es cierto que comparten universo (aunque a veces es solo un personaje), pero no existe un orden establecido de lectura ni hay ninguna obligación de leerlas todas para disfrutarlas. Se trata de novelas absolutamente diferentes e independientes, pero con nexos comunes que dan lugar a una lectura de conjunto original. Las dos que te digo pueden ser un buen comienzo, porque enganchan. Aunque si lo que te interesa es entrar en el “corvoverso” tal vez Farishta sea una mejor puerta de entrada.

Deja un comentario