EL ENIGMA DEL PÁJARO AZUL (2017) – Nii Ayikwei Parkes

Autor: Nii Ayikwei Parkes
Título: El enigma del pájaro azul
Año: 2017
Editorial: Club Editor
Páginas: 211
ISBN: 9788473292177
Valoración: ★★★

 

La literatura africana tiene un peso minoritario en el mercado editorial de nuestro país. Es uno de tantos agravios que hay que subsanar y cualquier iniciativa es bien recibida. Así pues el hecho que el nombre de Ngũgĩ wa Thiong’o sonara en la porra del premio Nobel 2017 de Literatura, junto con la labor de editoriales como Rayo Verde o Club Editor, ha permitido que la literatura del continente africano vuelva a disfrutar de una cierta visibilidad. La novela que nos ocupa, El enigma del pájaro azul, es un claro ejemplo de que los autores africanos no tienen nada que envidiar a los bestsellers anglosajones, con la particularidad añadida de que su continente, exótico y desconocido para gran parte del público, atresora un inmenso bagaje cultural en forma de mitos y tradiciones orales que vale la pena descubrir. Nii Ayikwei Parkes nos sumerge con esta historia en el corazón de Ghana, su país de adopción, para hablarnos del choque entre modernidad y tradición, de la vida en los pequeños poblados y de la oscuridad que a menudo emponzoña las almas.

La historia tiene dos protagonistas principales. Por un lado tenemos a Opanyin Poku, un cazador que ha visto mucho y ha recorrido suficiente mundo (ha viajado por los bosques que hay desde Atewa hasta Kade) como para ser considerado un hombre sabio. Las reflexiones de Yaw (así es como se conoce a Opanyin en el poblado) son más que acertadas y pese a que siempre están impregnadas de sentido común el viejo no deja escapar la ocasión de soltar réplicas ingeniosas. Con el recuerdo de su abuelo Opoku siempre presente Yaw hace gala de un espíritu práctico a la par que crítico muy útil en los tiempos que corren y lo demuestra cuando sentencia que ni las leyes ni las armas podrán jamás enseñar la forma de tratar a las personas.

Por otro lado tenemos a Kayo Odamtten, un joven que trabaja en un laboratorio de análisis clínicos. Él proviene de una familia de pescadores y ya de bien pequeño se pasaba horas persiguiendo cangrejos por la playa. Sin querer resignarse a una vida de pobreza y nulas esperanzas decide estudiar y forjarse un futuro. Kayo se decanta por la medicina forense en recuerdo de su abuelo Okaikwei, un pescador experimentado que fue hallado muerto ( aparentemente ahogado) en extrañas circunstancias. Kayo nunca se acabó de creer la hipótesis del accidente y le hierve la sangre cuando alguien dice que parte de culpa la pudo tener el mal de ojo. Su vida dará un giro radical cuando reciba la llamada del sargento Mintah. Desde el gobierno requerirán sus servicios como médico forense para analizar los restos biológicos hallados en el poblado de Sonokrom, cerca de Tafo.

El principal sospechoso de la investigación es Kofi Atta, el plantador de cacao, que ha desaparecido. En su cabaña se hallaron los restos en descomposición después de que una mujer blanca de largas piernas que vestía una falda corta (la amiguita de un alto cargo) notara un penetrante hedor mientras perseguía un pájaro azul. El asunto altera el ritmo de vida del poblado y de sus particulares habitantes: Oduro, el brujo, Kwaku Wusu, el vendedor de vino de palma, Akosua Darko, la tabernera,… A estos personajes hay que sumarles otros tan misteriosos como Tintin, un músico real con un vínculo con un extraño instrumento musical. A partir de aquí la investigación desvelará que los hechos presentes conectan con el pasado, al cual accedemos a través de leyendas y narraciones orales.

El enigma del pájaro azul toma la forma de una novela policíaca pero en realidad va mucho más allá. Tras el humor se esconde una crítica social al funcionamiento del país, poniendo de manifiesto que las instituciones son corruptas y están podridas. Además pone en boga la riqueza de dialectos y lenguas regionales de Ghana, un hecho que puede provocar barreras en la comunicación; Kayo y Mintah, en cambio, son hombres modernos que no renuncian a sus raíces y por ello logran comprender el comportamiento de los aldeanos. El relato resulta delicioso cuando enaltece las múltiples tradiciones del pueblo africano: las maldiciones y los sortilegios, la influencia de los ancestros en los actos -cotidianos y el poder de deidades como Onyame, el resplandeciente. Por momentos el comportamiento de Yaw recuerda al del amable bosquimano que se volvía medio loco por culpa del hombre blanco en la disparatada película de los ochenta Los dioses deben estar locos. Hay que tener en cuenta que el propio nombre del autor es en sí mismo un pequeño relato, un enigma que viaja a través de la historia, de forma que resulta comprensible que alguien como Nii Ayikwei Parkes sea tan ducho narrando historias y escribiendo novelas.

Antoni Herrero

Antoni Herrero

Compagina el terror, la fantasía y la ciencia ficción con su trabajo de programador Cobol. Es el autor de la web de reseñas Desde Otranto.

aherrero has 2 posts and counting.See all posts by aherrero

Deja un comentario