LUCIO FULCI. AUTOPSIA DE UN CINEASTA (2015) – Javier Pueyo

 

Título: Lucio Fulci. Autopsia de un cineasta.
Autor: Javier Pueyo.
Editorial: Tyrannosaurus Books.
Año: 2015
Páginas: 316 Pags.
ISBN: 978-84-944254-7-9
Valoración: ★★★★

 

Uno de los cineastas que más y mejor han sabido sacudir el cine de terror y horror europeo es, sin duda, el maestro italiano Lucio Fulci. Injustamente conocido únicamente por sus obras más gore o por ser considerado, incluso, uno de los líderes del explotation zombi surgido a raíz del fenómeno fundacional que significó la irrupción de George A. Romero y su trilogía de los muertos vivientes, la verdad es que Lucio Fulci fue un autor mucho más complejo y versátil que trabajó con solvencia diferentes géneros cinematográficos, un director en ocasiones difícil de digerir, amado y odiado a partes igual, pero con un talento innato para hacer de sus obras, en mayor o menor medida, relatos sumamente hipnóticos y viscerales. Esta es una de las principales virtudes del libro Lucio Fulci: autopsia de un cineasta (Tyrannosaurus Books, 2015) de Javier Pueyo, un magnífico y necesario repaso a la vida y obra de este irrepetible cineasta, y en especial un artesano del terror y el fantástico europeo.

Pueyo adopta un discurso coloquial pero acertadamente neutro, haciendo que la lectura del libro se convierta en una entretenida y utilísima guía para todo aquel que desee conocer y (re) descubrir la filmografía Fulci, una radiografía que va desde las obras que forjaron su popularidad como maestro del género e indiscutible pionero de la poética de la sangre y el gore, entre ellas Nueva York bajo el terror de los zombies (1979), Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (1981), El más allá (1981), sin duda, su mejor obra, El gato negro (1981), Aquella casa al lado del cementerio (1981) y El destripador de Nueva York (1982), a otros films más desacomplejados o fuera de los límites del género pero no por ello menos reivindicables como por ejemplo Una lagartija con piel de mujer (1971), Angustia de silencio (1972), Los cuatro del apocalipsis (1975), Colmillo blanco (1981), Roma, año 2072 DC. Los Gladiadores (1984) y Conquista de la tierra perdida (1984). Además, las 316 páginas del volumen están profusamente ilustradas con fotografías, carteles y fotogramas de sus creaciones, un punto más para dejarse atrapar por su lectura.

En esta línea, Pueyo, más allá de pretender divulgar y criticar la parte más conocida de la obra de Fulci, se esfuerza en mimar y dar a conocer también estos otros pequeños y no tan conocidos trabajos para el gran público, haciendo del trabajo un excelente análisis periférico de la controvertida mirada del director romano. Además, el libro contiene una serie de entrevistas a conocidos y estrechos colaboradores del cineasta, unos extras riquísimos que hacen aflorar un montón de anécdotas, declaraciones y percepciones del director que confirman su compleja e incomprendida versatilidad, un hecho que en la mayoría de ensayos de la misma índole no encontramos.

En resumen, Lucio Fulci: autopsia de un cineasta, se convierte en una guía indispensable para todo aquel que quiera adentrarse en el conocimiento de la figura de Lucio Fulci, un cineasta que más allá de su evidente fascinación por Poe y Lovecraft, por la sangre, por los primeros planos, el zoom in, las cámaras lentas y las melodías minimalistas y electrónicas, sobresalió en la narración audiovisual con nervio y sello propio, a pesar de la irregularidad de su filmografía.

 

David

David "Callahan" Ruiz

Licenciado en Historia. Director de cine fantástico y de terror. Es también el autor de la novela El crit de les ultracoses (finalista Premios UPC 2014 e Ictineu 2016). También en @ElsBastards y @DiarideGirona.

callahan has 9 posts and counting.See all posts by callahan

Deja un comentario