Artículo: Valerian y Laureline, héroes intergalácticos

Allá por los años 80, yo leía Valerian. Como buena aficionada a los viajes en el tiempo me encantaban, no podía ser de otra manera, las aventuras de esos dos agentes espaciotemporales que se encargaban de controlar a los enemigos de la Tierra y que trataban de evitar las malditas, perjudiciales y tan a menudo a punto de suceder, paradojas temporales.

Los protagonistas de ese comic eran Valerian y Laureline, una pareja de jóvenes -aunque entonces no me lo parecían tanto, quizá porque yo tenía una edad similar a la suya-, héroes poco convencionales que a menudo se ponían en peligro, dudaban de las órdenes y actuaban de manera terca y resolutiva; había entre ellos, además –hubiese sido extraño, por no decir decepcionante, que no hubiera sido así-, una tensión sexual que hacía que las aventuras fueran más atractivas y emocionantes. La acción estaba situada en el siglo XXVIII y Galaxity era la capital del imperio terrestre, expandido por el espacio; ante de su gobierno respondían, al menos en las primeras aventuras, nuestros agentes. Mis álbumes favoritos eran Metro Chatelet, dirección Casiopea y Brooklyn, final de línea el cosmos, donde los jóvenes héroes actuaban, uno en el entonces presente de los años 80 y la otra paseándose por las galaxias en busca de respuestas.

El guionista de la serie era Pierre Christin y el dibujante Jean-Claude Meziers. Aunque las historietas fueron publicadas antes, en forma serializada, en la revista Pilote, en Francia comenzaron a editarse en álbum en los años 70 y en España una década después. Me atraía, de estos creadores, la capacidad inagotable de inventar mundos y especies galácticas, los viajes en el espacio-tiempo, el espíritu un poco rebelde que muchas veces llevaba a los protagonistas al riesgo y al peligro, la ética firme, personal y heterodoxa que regía sus acciones. Algunos de esos elementos han dejado huella, posteriormente, en filmes míticos -o no tanto- del género, tales como Star wars, Desafío total, El quinto elemento o Avatar.

El año pasado, en un viaje a París, vi un cartel que anunciaba Valerian y la ciudad de los mil planetas, adaptación cinematográfica de estos personajes de historieta y con mi marido, también ferviente admirador de los héroes interestelares, decidimos que, si el film no llegaba a nuestros cines, iríamos a verlo a Francia; quizás no a la capital, París-Galaxity, sino a una ciudad periférica como Perpignan-Planeta perdido en el confín del imperio, que también nos la podía ofrecer. Finalmente no fue necesario el esfuerzo, y este mes de agosto tuvimos la oportunidad de ver el metraje más allá de la constelación francesa, en Figueres-Cinturón de asteroides. La película es una buena cinta de aventuras, con los actores bien elegidos, el ritmo trepidante y una rica y bien lograda recreación de culturas alienígenas y especímenes de otros universos. Los protagonistas me parecieron muy jóvenes -quizás porque ahora ya no lo soy tanto- pero seguían siendo los héroes poco convencionales, un poco indisciplinados y testarudos que recordaba.

Disfruté del cine, aquella noche; la película estaba bien planteada: aventura garantizada, personajes atractivos, buenos efectos y una trama equilibrada. No fue tan fresco e impresionante como leer los álbumes, pero quizás es que ya han pasado treinta años.

M. Mercè Cuartiella

M. Mercè Cuartiella

Licenciada en Filología. Trabaja en el campo de la gestión cultural. Autora de Germans, gairebé bessons (Premio Llibreter 2012), L'afer marsellès y Gent que tu coneixes (premio Mercè Rodoreda 2014).

mcuartiella has 5 posts and counting.See all posts by mcuartiella

One thought on “Artículo: Valerian y Laureline, héroes intergalácticos

  • 18 septiembre, 2017 at 11:10 am
    Permalink

    Tengo mucha curiosidad y ganas de ver la película, por que creo que será una aventura muy entretenida. Muy interesante el análisis a los cómics. Un abrazo^^

    Reply

Deja un comentario