TIENE QUE SER AQUÍ (2016) – Maggie O’Farrell

Autor: Maggie O’Farrell
Título: Tiene que ser aquí (This Must Be The Place)
Editorial: Libros del Asteroide
Any: 2017 (2016)
Pàgines: 420
ISBN: 9788416213986
 Valoració: ★★★

 

Los hechos del pasado que visitan el presente de los personajes de novela y alteran, tanto el presente como el personaje, no es nuevo en la literatura. De hecho, ni es nuevo ni original y abunda en la literatura actual, pero hay autores que saben darles un tratamiento que acaba confiriendo una obra sorprendente a pesar de que el tema sea ya conocido. Este es el caso de la escritora norirlandesa, establecida en Escocia, Maggie O’Farrell, que ha escrito Tiene que ser aquí y que ha sido publicada en castellano por Libros del Asteroide con una buena traducción de Concha Cardeñoso.

La primera originalidad es la forma, se trata de una novela coral, cada capítulo se focaliza en uno de los personajes que aparecen y con la particularidad, que el personaje principal, Daniel, narra sus capítulos en primera persona, mientras que el resto de personajes lo hacen en tercera persona. Incluso, en los capítulos donde Daniel no es protagonista, también se usa la tercera persona. La nómina de personajes es abundante, con algunos que son indispensables para la historia, mientras que otros son completamente prescindibles para la trama principal, pero exquisitos por sí mismos i por las historias que cuentan (como los abuelos de Daniel o la historia del hermano y la esposa de Claudette, la mujer de Daniel).

El tratamiento temporal, acompaña esta nómina de personajes y da otro punto de originalidad al texto. La novela comienza en 2010 y todo indica que es el presente, pero no. En la primera parte, hay continuos flashbacks que explican la historia de los personajes, nos los hace conocer con un gran detallismo, como si fueran amigos nuestros de toda la vida. Y combina estos saltos atrás, con la descripción del presente de 2010. Ahora bien, en el último tercio de la novela, olvida el pasado y se centra en una evolución cronológica que lleva del 2010 al 2016, el auténtico presente de la novela.

Como se puede apreciar, la técnica narrativa sorprende y hace que el contenido, salga realzado y la novela se lea con ganas. Comienza con un largo capítulo introductorio en el que conocemos a los personajes principales, Claudette, una antigua actriz francesa de cine que decidió huir del mundo artificial de Hollywood y pasar al anonimato más estricto en una casa perdida en medio de Donegal a donde para llegar hay que abrir y cerrar doce vallas, detalle que es explicado entre humor y desesperación. Daniel es su segundo marido, es estadounidense de origen irlandés, y profesor de lingüística en la universidad y este también es su segundo matrimonio. Del primero, no conserva nada, sólo resentimiento de su ex y dos niños que no puede ver, un chico, Niall, que tiene una enfermedad cutánea y que necesita cuidados permanentes y, una chica de nombre Phoebe. Claudette también tiene un hijo de su primer matrimonio, Ari; y aún, ambos tienen en común dos niños pequeños, Merithe y Calvin.

Mientras Claudette hace una vida discreta y apartada del mundo, Daniel continúa con su trabajo y atraviesa a menudo el Atlántico, también lo tiene que hacer alguna vez para visitar la familia, tiene el padre vivo y tres hermanas. Uno de estos viajes es el motor de toda la historia, ya que decidirá reconciliarse con el pasado e irá a ver a sus hijos americanos, con quien hacía años que había perdido el contacto y los recobrará para bien y para mal:

Porque eso es lo que parece esta situación: normal. Estar sentados aquí con nuestro padre parece escandalosamente normal, extrañamente normal, y es normal, sólo que no lo es en absoluto.

No será el único tema que querrá solucionar en este viaje, también querrá saber qué pasó con una antigua novia, Nicola, que tuvo en su etapa universitaria cuando era estudiante en Gran Bretaña. Así, que a la vuelta no irá a casa, lo que provocará todas las sospechas imaginables en Claudette, sino que irá a la campiña inglesa, a encontrar un antiguo compañero de piso, Todd, para saber qué pasó la noche que los abandonó a toda prisa. Será curioso ver la dualidad Daniel-Todd, mientras el primero es una persona que se puede considerar de éxito en la vida, Todd es un perdedor y parece como si se carguen las tintas para mostrar que fue la relación entre ellos y el abandono que Daniel hizo de todo lo que tenía en Gran Bretaña, incluida Nicola, lo que ha causado la derrota de Todd.

Esta necesidad de descubrimiento de Daniel, sin embargo, no será gratuita, conocerá el destino de Nicola, y esto tendrá consecuencias en él, como se puede ver en esta autodefinición que se hace:

Aparentemente, soy un marido, un padre, un profesor, un ciudadano, pero cuando me acercaba a la luz me convierto en un fugitivo, un impostor, un asesino, un ladrón. Externamente soy algo pero por dentro estoy relleno de agujeros y cavernas, como un paisaje de piedra caliza.

Asimismo, deberá soportar el ataque de celos de su mujer hasta el punto que toma decisiones drásticas que sólo compensará con un evento trágico que hundirá a Daniel a un abismo profundo y en una huida incierta. Afortunadamente, gracias a esta extensa familia que tiene, podrá superar este bache poco a poco en el tramo final de la narración, la más cronológica.

Y en paralelo a esta trama principal, pues como ya se ha apuntado una serie de historias secundarias que no tienen nada que ver con el tronco original, excepto la relación de parentesco que existe entre los protagonistas. Así por ejemplo se conoce la historia de Lucas, el hermano de Claudette, y su mujer, Maeve, que no pueden tener hijos; o la historia de amor de Teresa, la madre de Daniel. También la historia completamente excéntrica, en apariencia, de Rosalind, ya al final de la novela. Aún más, hay fragmentos de la novela extremadamente curiosos, como el hecho de reproducir el catálogo de la subasta los objetos personales de Claudette una vez haya desaparecido de la vida pública, hasta el punto de que se llega a creer que ha muerto; o bien la transcripción de la entrevista que concede su primer marido, Timou Lindstrom y en la que habla de Claudette.

En definitiva, un mosaico de puntos de vista, diferentes narradores, técnicas curiosas e innovadoras para acabar construyendo una novela que sorprende, atrapa, cautiva y que enseguida hace olvidar el uso que hace de un tema que está muy presente en la narrativa actual. Y todo alrededor de mucha belleza, a veces que languidece y se acerca a la tragedia, pero belleza literaria al fin, de maestría en la escritura.

Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 31 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario