BIENES CATASTRALES (2016) – Pepe Carabel

Autor: Pepe Carabell
Título: Bienes Catastrales. Desahucios y desalojos I
Editorial: Punto Rojo
Año: 2016
Páginas: 279
ISBN: 9788416799091
Valoración: ★★

 

Siempre es un mal trago hacer una reseña negativa. Pero cuando estas en los últimos capítulos de un libro y tienes ganas de gritar: “¡Por Crom, que pase alguna cosa!” Algo ha ido definitivamente mal.

De entrada, leo que el escritor empieza con un prólogo disculpándose de que el libro ha sido autoeditado y todavía puede quedar algún error en la trama o peor, algún error ortográfico.  No veo la necesidad, no tengo nada en contra de la autoedición, he leído verdaderas pifias que nunca tendrían que haber visto la luz y verdaderas joyas que si no fueran por la autoedición nunca habrían visto la luz.

Para mí, el error ha sido peor que una edición cuestionable: los lectores siempre perdonaran a un escritor que sea incoherente, provocador, injurioso, políticamente incorrecto, pornográfico, pero nunca que sea aburrido.

Porque en esta obra estamos ante el fenómeno del casi. Casi tiene misterio, casi entretiene, casi divierte… lástima que no puedo quitar el casi.

Me he sentido completamente identificado con la protagonista. Oche, una muchacha de provincias a la que le ofrecen un trabajo en una inmobiliaria por unos supuestos poderes paranormales que ni ella misma sabe que tiene. Oche no es capaz de conectar durante todo el libro con sus compañeros extrasensoriales. Al igual yo no he sido capaz de conectar con la historia. Cuando he intentado leerla como si el público objetivo fuera juvenil, no he sido capaz de encontrar ningún elemento clásico de las aventuras juveniles, la historia está plagada de guiños a películas y música de los ’80 y ’90 que ningún adolescente puede entender. Cuando he intentado leerla como si fuera para un público adulto, me ha trastocado el elenco de personajes sacado directamente de un episodio de Scobydoo.  Porque esa es mi sensación, todos los personajes son adultos, pero se comportan como adolescentes, viajando por España en su furgoneta, recuperando viviendas embrujadas para su jefe de la inmobiliaria. No digo que sea imprescindible que haya escenas de sexo, pero también sobran los clichés de chavales de catorce años cuando se encuentran solos por primera vez de noche en un hotel.

En fin, no quiero ser cruel con el autor. Pero si quiero ser coherente conmigo mismo, si dijera que me ha gustado, me vería automáticamente incapacitado para poder volver a valorar ningún relato más. Pero quiero recordar que esta es mi opinión personal. Vosotros podéis prescindir de ella libremente.

Carlos Acedo

Carlos Acedo

Aficionado a la programación informática. Culturalmente disperso. Le apasionan los géneros fantásticos. Él es también @Tendenciaweb y Girona Fictícia.

cacedo has 15 posts and counting.See all posts by cacedo

Deja un comentario