EL ZOO DE PAPEL (2016) – Ken Liu

Autor: Ken Liu
Título: El zoo de papel y otros relatos (The Paper Menagerie and Other Stories)
Editorial: Alianza/Runas
Año: 2017 (2016)
ISBN: 978-84-9104-688-2
Valoración: ★★★★★

 

Con la publicación de esta antología, Alianza / Runas nos brinda la oportunidad de conocer la otra cara del autor chino emigrado a Estados Unidos Ken Liu, una de las figuras clave en el panorama de los géneros fantásticos actualmente. Muy lejos de la de fantasía épica a que nos tenía acostumbrados con los dos volúmenes publicados hasta ahora en castellano de su saga de La dinastía del diente del león (La gracia de los reyes y El muro de las tormentas), El zoo de papel es una recopilación extraordinariamente diversa de historias, donde se dan la mano desde el pasado remoto hasta el futuro lejano, para configurar un bello retrato de la historia del hombre.

El libro, fantásticamente editado por Alianza, en tapa dura y sobrecubiertas, se inicia con un corto Prefacio del propio autor, que como siempre es recomendable leer, aunque no imprescindible. Desde allí mismo, el lector se dará cuenta que, a pesar de las diferencias que apuntaba antes con su obra épica, y a pesar de la enorme heterogeneidad de los 15 relatos de este volumen, se va a encontrar a lo largo del libro con muchas de las filias y las fobias que el autor chino también compartía tanto en La gracia de los reyes como en El muro de las tormentas. Lo vemos ya a partir del primer cuento. “Acerca de las costumbres de elaboracións de libros en determinadas especies” es una fantasía a propósito de los diferentes métodos que existen en el universo de escribir y de lo que se pierde en el trayecto que va del autor a los lectores. El lenguaje y sus complicaciones, nuevamente, como tema literario. Prosiguiendo con ello, el siguiente relato, “Cambio de estado”, es una extraña historia de amor donde se enfrentan la vida a la literatura, sólo para hacernos ver que en realidad no son excluyentes. La lección al final de todo: que no hay que tener miedo al cambio, a tener una vida mejor.

“Como anillo al dedo” representa un giro de 180 grados respecto a los relatos anteriores. El cuento nos habla a propósito de las inteligencias artificiales y a la importancia de la tecnología en nuestro día a día, y en las relaciones. Se trata de un relato muy conseguido, en el que Liu profundiza en las contradicciones entre el avance tecnológico y la calidad de vida de las personas, otra de sus obsesiones. El autor nos ofrece una visión crítica del futuro, cómodo pero falso (al estilo de Matrix). Lo podemos entender sin muchos esfuerzos, también, como una metáfora de los sistemas de control de la China comunista. Muy diferente es el relato “Buena caza”, uno de los mejores del libro, a mi parecer. Se trata de una historia de demonios y fantasmas de regusto tradicional oriental, que comienza exponiendo como el progreso aniquila la magia y termina al estilo de un relato de E.T.A. Hoffmann. En el fondo, es el relato de un mundo que cambia por culpa del progreso y las consecuencias de esto en las personas. Como en el anterior, nos expone las contradicciones del mundo tecnológico; como en “Cambio de estado”, la lección es que hay que adaptarse.

Solo hay una cosa que nosotros podemos hacer: aprender a sobrevivir.

“El literomante” es otra de las pequeñas obras maestras que incluye el libro. El cuento tiene tintes autobiográficos, pero a la inversa: el protagonista es un adolescente estadounidense que emigra a China. El tema de la integración en una cultura extraña es uno de los temas que más aborda el autor chino. También aparece de nuevo, en relación, el tema del lenguaje. Un relato muy crítico sobre las obsesiones colonialistas de su país de adopción. “Simulacro”, personalmente, no me ha satisfecho tanto como los anteriores. Es un cuento sobre la voluntad de captar la realidad a través de denominados “simulacros”. El siguiente, “Regulada”, sin ser de los mejores de la recopilación, remonta el vuelo. Se trata casi de una novelita, en la que se mezcla por un lado el misterio de un crimen y por el otro la ciencia ficción, ya que se sitúa en un futuro en el que las personas tienen los impulsos controlados y son casi más androides que humanos.

Y llegamos, finalmente, a una de las piezas más sublimes del libro, y también a uno de los cuentos más bellos y tiernos que he leído últimamente, “El zoo de papel”. Se mezclan multitud de cosas que ya han aparecido: las dificultades de la integración en una cultura extranjera, la magia de los cuentos orientales tradicionales, la pérdida y el paso del tiempo. Atención a la belleza y contundencia con que Liu resuelve el cuento. Inevitable, pues, que en el siguiente relato, “Manual comparativo ilustrado de sistemas cognitivos para lectores avanzados” haya un descenso en el interés. Es una mezcla de realidad y ficción que pretende hablarnos a propósito del nacimiento y la destrucción que mueve el universo. Es decir, en el fondo reflexiona de nuevo sobre uno de los temas claves en su literatura: la vida. También es este el tema último que encontramos en “Las olas”, donde se relata cómo la investigación espacial ha traído a los hombres la posibilidad de vivir para siempre y las implicaciones que ello conlleva. Una auténtica historia del Todo.

“Mono no aware” es la otra joya de la corona del libro. Una pieza de aquellas que hay que disfrutar con tranquilidad, porque es única. En el exilio del planeta Tierra, el protagonista, japonés, se verá en la obligación de ser el transmisor de su cultura a las nuevas generaciones de nipones. El tema del cambio, el lenguaje y la conservación cultural, ya abordadas, son los protagonistas nuevamente. Pero tratados aquí de manera terriblemente original. El título, una referencia a la fugacidad de las cosas, sirve a la perfección para transmitir la triste belleza de este cuento. Así como la sublime armonía del espacio.

Mono no aware, hijo mío, es una empatía con el universo. Es el alma de nuestra nación. Nos ha permitido sobreponernos a Hiroshima, sobreponernos a la ocupación, sobreponernos a las penurias y a la perspectiva de la aniquilación sin caer en la desesperanza.

“Todos los sabores” es una rotura bastante radical con lo que habíamos leído hasta ahora. Nuevamente, hace más el efecto de ser una novelita que un cuento y en vez de situarse en el futuro, o en el pasado en Oriente, lo hace en el salvaje Oeste. Liu escoge este momento histórico para hablar del desembarco de muchos chinos en el Nuevo Mundo y retratar así el choque cultural entre Oriente y Occidente. A algunos quizás no les convencerá, pero personalmente me gustó bastante. No sé exactamente por qué (bueno, sí lo sé), pero no me pude sustraer durante toda su lectura del recuerdo de American Gods, de Neil Gaiman. Estos dioses exiliados, con sus mitologías moribundas… “Breve historia del túnel transpacífico” es un paso más allá: Liu nos sitúa en un 1961 en el que Estados Unidos y Japón no han entrado en guerra y están unidos por un túnel subterráneo. De la literalidad hace metáfora, para mostrarnos en esta ucronía como las distancias entres los dos gigantes son más mentales que físicas.

“El maestro de litigios y el rey mono” es otro excelente cuento al estilo de “Buena caza”. Es decir, un nuevo aprovechamiento de los cuentos chinos, pero con la voluntad de ser crítico con el presente. En este caso, Liu recurre al mito del rey mono para hablar de la violencia y la represión en la historia de China. La lección: todos los grandes imperios se han construido sobre la injusticia y mares de sangre inocente. Por último, Liu nos regala otra joya, a modo de traca final: “El hombre que puso fin a la historia: documental”. Se trata de un relato de viajes en el tiempo, construido a partir de varios testigos, de tal manera que da la apariencia de un documental. Ahora bien, esto es sólo la excusa para denunciar las atrocidades cometidas por los hombres durante el pasado, en este caso en la guerra sino-japonesa. Un relato prodigioso lleno de violencia y ambigüedades morales.

Al levantar la mirada hacia las estrellas, nos bombardea la luz generada el día en que la última víctima de Pingfang murió, el día en que el último tren llegó a Auschwitz, el día en que el último cheroqui abandonó Georgia (…) En todo momento, mientras caminamos sobre este planeta, somos observados y juzgados por los ojos del universo. 

En conclusión, El zoo de papel permite descubrir un autor terriblemente original, con una fuerte carga política, a pesar de que aparece “disimulada” muchas veces por el elemento fantástico, de una riqueza y versatilidad incomparables. Personalísimos. Se ha destacado mucho la originalidad del silkpunk, la idiosincrática fantasía épica que nos ha ofrecido en la saga de El diente del león, pero me atrevería a decir que es en los cuentos donde realmente podemos conocer a Ken Liu. Es en la distancia corta donde el autor se desnuda y habla más de sus orígenes, de sus miedos. Los de toda una generación, una cultura. Pero no sólo de los miedos de Oriente, que también. Sino de los de todos, en último término, ya que sus relatos sobresalen por la capacidad de trascender la anécdota y hacerse universales. Como los grandes. Los que permanecen.

Relatos contenidos en esta antología:
Acerca de las costumbres de elaboración de libros en determinadas especies ★★★
Cambio de estado ★★★
Como anillo al dedo ★★★★
Buena caza ★★★★★
El literomante ★★★★★
Simulacro ★★★
La regular ★★★★
El zoo de papel ★★★★★
Manual comparativo ilustrado de sistemas cognitivos para lectores avanzados ★★★
Las olas ★★★★★
Mono no aware ★★★★★
Breve historia del túnel transpacífico ★★★★
El maestro de litigios y el rey mono ★★★
El hombre que puso fin a la historia: documental ★★★★★
Todos los sabores ★★★★★
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 203 posts and counting.See all posts by dgenis

3 thoughts on “EL ZOO DE PAPEL (2016) – Ken Liu

  • 29 mayo, 2017 at 10:44 am
    Permalink

    El literomante, Regulada, El zoo de papel, Mono no Aware son mis cuatro favoritos. Me gusto mucho también Cambio de estado, El hombre que puso fin a la historia: documental y Todos los sabores. Pero en general el nivel es altísimo. No hay ningún cuento que no te diga nada, que te deje como estabas, y eso es una pasada. Para mi ha sido la antología de relatos más equilibrada que he leído nunca. Un abrazo^^

    Reply
  • 4 julio, 2017 at 9:32 pm
    Permalink

    Me gusta la reseña.

    Reply

Deja un comentario