UN HOMBRE ENAMORADO (2009) – Karl Ove Knausgård

Autor: Karl Ove Knausgård
Título: Mi lucha 2: Un hombre enamorado (Min Kamp. Andre bok)
Editorial: Editorial Anagrama
Año: 2009 (2014)
Páginas: 640
ISBN: 9788433978912
Valoración: ★★★★

 

Entrar en contacto con el universo Karl Ove Knausgård es una de esas dulces condenas que puedes encontrar en el mundo de la literatura, ya que, una vez has iniciado la lectura del primer volumen de Mi lucha, parece que no haya freno posible. Y es cierto, después de La muerte del padre como lector te sientes atrapado por las confesiones del autor y la cotidianidad que narra, entonces eres consciente de que acabarás un tras otro todos los volúmenes. Así, después de que desde estas páginas hablásemos del primer volumen hace unos meses, ahora toca el segundo y prometemos continuaciones.

En el primer tomo, La muerte del padre, el autor se ceñía a su adolescencia y los días que seguían a la muerte de su padre, con una estructura muy lineal, repartida en dos partes temáticas. En este segundo volumen, que lleva por título Un hombre enamorado, las dos grandes líneas temáticas que aborda son el enamoramiento y la posterior relación con su esposa actual, Linda, y el papel como padre, un papel doble, atractivo por un lado y también de frustración por no poder dedicarse a la escritura como quisiera.

El inicio de la novela muestra la complejidad de una familia con tres niños que intentan pasar las vacaciones de verano. Primero en una cabaña alquilada y luego en la casa de veraneo de un matrimonio amigo. Las dos experiencias son un rotundo fracaso, especialmente la segunda, ya que la mujer del matrimonio creía sobresalir en el trato con los niños. De todas formas, durante el camino de vuelta se produce un momento mágico cuando hacen una parada imprevista en un parque decadente para niños, que resulta ser deslumbrante para los tres pequeños de Knausgård. A partir de ahí se desencadena otro hecho mágico, los recuerdos que tiene el propio autor sobre cómo se ha construido su familia.

Comienza así un largo flashback que ocupará el resto de la novela y que nos traslada a diferentes momentos de la vida del autor. Pero no es un flashback lineal, sino que será una especie de estructura de muñecas rusas, donde dentro de cada historia se  podrán encontrar otras, de más o menos entidad, y que a veces no se cierran, sino que dan paso a otras historias y se cierran más adelante. Una estructura sorprendente y que contrasta con la linealidad cronológica del primer volumen.

De todos modos, sí que se puede trazar una historia cronológica a través de todo lo que va explicando, el punto de partida es la ruptura con su pareja, Tronje, en Bergen y la necesidad de huir hacia un mundo nuevo. De esta manera se traslada a Estocolmo, tira de agenda y reencuentra un antiguo amigo de la universidad, Geir, un escritor experto en boxeo y que se pasa un tiempo en el Irak, que lo acoge un tiempo en casa y con quien retoman una muy buena amistad. Con él comentan irónicamente las diferencias entre Suecia y Noruega:

 [Suecia] es un país perfecto si quieres que te dejen en paz […] Lo menosprecio, pero también me aprovecho de ello.”

Además de buscar un lugar donde vivir, también buscará la manera de continuar su carrera como escritor que pasa por un momento de crisis y es en este momento, mientras establece contacto con otros escritores que reencuentra a Linda, a quien había conocido en un congreso anterior y con quien no había terminado del todo bien. Poco a poco establecen relación, hasta que se convierten en pareja y deciden tener hijos, aunque entonces Knausgård descubre un secreto de ella.

La llegada de la pequeña Vanja tensionarà a la pareja, sobre todo por el hecho de que Knausgård necesita su espacio creativo, un espacio físico pero también mental, y la familia bloquea este espacio. Es amargamente consciente, pero lo consiguen, sobre todo gracias a la madre de Linda, que también esconde un secreto que pone en alerta a la pareja hasta el punto de que él afirma:

Si no podía escribir por culpa de ella y de sus exigencias, la dejaría, así de sencillo. Y en cierto modo ella lo sabía.

Y es que Knausgård ama a su mujer, pero también ama a su oficio y no quiere ser un Peer Gynt, personaje de la tradición noruega i del teatro de Henrik Ibsen, a quien se hace referencia en distintas ocasiones y que el autor quiere que tengamos en cuenta cuando se hable de él, un personaje amoral y que se aprovecha de todo y de todo el mundo:

Yo siento y mis sentimientos determinan mis actos.

La última parte de la novela retoma el traslado de la familia desde Estocolmo a Malmö, que ya se había explicado al principio cuando se ha hablado de la guardería donde llevan a los hijos. Es un traslado motivado por los hijos, para darles espacios que no tienen en la capital. En este tramo final de la novela aparecen pequeños flashbacks de experiencias de su vida, sobre todo encuentros con Geir, una de las cuales se produce en Noruega, en los espacios donde crecieron en una visita que hacen. Es curioso como Knausgård en esta visita se da cuenta de que todo aquello ya no es suyo, es pequeño, no se quiere encontrar con nadie y ya no le importa. También será en este momento que el lector recordará alguna historia que ya había explicado en La muerte del padre. En este punto la novela pierde un poco la cohesión que había tenido hasta aquí.

De nuevo, en este volumen, nos encontramos con la descripción minuciosa de la realidad que lo rodea sin ningún tipo de censura, es capaz de explicar las intimidades de sus amigos, del mismo modo que expone sin ningún prejuicio sus comportamientos más groseros y episodios de borrachera. También habla sin rodeos de sus gustos literarios y sus preferencias y animadversiones hacia escritores nórdicos, básicamente, incluso alguno aparece en la novela. En cambio, dedica muy poco espacio a los gustos musicales, que tanto habían aparecido en el primer volumen y quedan sustituidos por los gustos culinarios. Y es que la cocina tiene un papel destacado, especialmente el episodio de la cena de Año Nuevo de 2003, compartido con Geir, su mujer y otro matrimonio, de quien explicará todas las intimidades al tiempo que anotará como lo ven a él como escritor:

Tú eres capaz de pasarte veinte páginas explicando cómo alguien va al baño y tener los lectores atrapados. ¿Cuánta gente crees que es capaz de hacer algo así? ¿Cuántos escritores no lo habrían hecho si pudieran?

Es curioso cómo un episodio que aparentemente no parece tener demasiada importancia, se convierte en la piedra angular de la novela y se dedica a él un número considerable de páginas en dos momentos. Pero es de esos episodios que tiene la magia Knausgård, te atrapa sin motivo aparente y te condena a la lectura de los seis volúmenes.

 

Saga Mi lucha:
La muerte del padre ★★★★
Un hombre enamorado ★★★★
Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 22 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario