SALIR A ROBAR CABALLOS (2003) – Per Petterson

Autor: Per Petterson
Títol: Salir a robar caballos (Ut og stjaele hester)
Editorial: Bruguera
Any: 2007 (2003)
Pàgines: 272
ISBN: 9788402420220
Valoració: ★★★

 

El valor literario del escritor noruego Per Petterson parece estar fuera de duda si se atiende al número de premios que han recibido sus novelas como también la cantidad y diversidad de traducciones que se han hecho. En español es un autor que ha pasado desapercibido entre los grandes sellos comerciales y no ha sido traducido como merecería. Con Salir a robar caballos, Editorial Bruguera hizo una apuesta por este autor de prosa lírica y amable, en 2007. Luego han aparecido A Siberia y Yo maldigo el río del tiempo, bajo el sello de Random House.

La acción de la novela se sitúa en dos tiempos: la primera en la época actual, cuando el protagonista, Trond T., ha cumplido los 67 años y se ha comprado una cabaña en medio del bosque para pasar apartado el tiempo que le pueda quedar de vida. La cabaña necesita ser arreglada y él espera hacerlo poco a poco, sin contar con la ayuda de nadie. Quiere estar solo, en compañía de su perro y no depender de nadie. La cabaña tiene pocas comodidades, lo que extraña a su hija mayor que lo visitará en el transcurso de la novela, pero que verá que allí su padre es feliz, es donde realmente quiere estar y simplemente le pedirá que esté localizable.

El otro momento, es el pasado, cuando Trond tiene 14 años, en el paso de la niñez a la adolescencia, un paso que supondrá unos cambios profundos en su vida y que analizados en la distancia le permitirán encontrar respuestas a muchos hechos que le tocó vivir. Aquel verano de 1948, hacía tan sólo tres años que los alemanes habían evacuado Noruega tras la derrota en la II Guerra Mundial. Estos recuerdos afloran a su memoria por dos razones, la primera, el paisaje de los alrededores de la cabaña, con un bosque y un río, que le recuerdan los veranos de infancia que pasaba con su padre en una cabaña también en medio de un bosque y junto a un río.

La otra es la presencia de un personaje de aquella época que le ayuda en diferentes tareas, sobre todo a la hora de arreglar un abedul que le cae una noche de tormenta. Estos motivos enseguida llevan en Trond a recordar aquel verano, cuando salía a robar caballos con Jon, el hijo de los dueños de la granja de al lado de su cabaña. Era un juego que consistía en montar los caballos del vecino a pelo, una diversión que se acabó pronto por culpa de un trágico suceso que tuvo lugar en casa de Jon y que truncó la niñez de este personaje.

Otro recuerdo que será fundamental para el desarrollo de la trama es la tala de unos árboles que hay detrás de la cabaña del padre de Trond. En esta tarea trabajarán padre e hijo, pero también toda la familia de Jon y otros personajes. El padre decide lanzar todos los troncos al río para que fluyan hasta un aserradero que hay río abajo, en Suecia, donde se dice que pagan más bien la madera. La tala de aquel bosque supondrá un trabajo en equipo, pero también la aparición de unos temas latentes entre las dos familias y que marcaron, no sólo el futuro de Trond, sino que habían marcado profundamente el pasado del padre, cuando hacía de correo de la resistencia noruega hacia Suecia en la época de la ocupación nazi, y que también marcó el futuro de la familia del protagonista.

El resultado de esta tala será un doble viaje iniciático para Trond, uno con el padre y otro con la madre, en Suecia. Con el padre harán el mismo viaje que hacía él para cruzar la frontera en tiempos de guerra a pesar de que la frontera

Cuando la pasamos fue tal y como yo me había imaginado, que todo resultaba diferente a pesar de que todo era igual.

Con la madre irán a cobrar el dinero de aquel trabajo y se terminará con un regalo que la madre hace al chico con el dinero obtenido, ya que no los pueden sacar del país, un regalo que es un referente del cambio de edad del chico.

Todo fluye, como la vida, como el río, hacia el final de la novela, hacia el propio espejo que el protagonista se ha puesto por delante gracias al reencuentro de aquel individuo solitario, como él, de las sensaciones que le provoca vivir de nuevo en ese ambiente rural y de volver a cortar árboles. Y curiosamente, sabremos mucho de lo que le pasó cuando tenía catorce años y qué siente y piensa ahora que tiene 67, pero sabremos muy poco del espacio que hay en medio, de sus matrimonios, de sus hijas, de su oficio , todo se oculta para dar presencia a estos dos momentos. Se oculta casi igual que su nombre, que aparece en contadas ocasiones. Y en este retiro, uno de sus temores es hacerse mayor y perder la conciencia:

Me pregunto si eso es lo que te acaba pasando cuando has vivido solo mucho tiempo, que empiezas a hablar en voz alta en medio de un hilo de pensamientos, y la diferencia entre hablar o no hablar se va borrando poco a poco, la eterna conversación íntima contigo mismo derivando en conversación con las escasas personas que todavía tratos, y cuando vives solo demasiado tiempo la línea que separa una cosa de la otra se vuelve tan imprecisa que la traspasos sin darte cuenta. ¿Será así mi futuro?

Y si para Trond el paisaje le ha llevado a evocar aquellos días de 1948, para los lectores nos traslada también al mundo nórdico de bosques espesos con olor a resina y chimeneas que humean a través de un trabajo magistral para ambientar las sensaciones, los olores, las vistas… que tanto impactó al protagonista, que tanto condicionó su vida actual y que serán muy sugerentes para nosotros con frases tan líricas como

y escuché la noche que me rodeaba pero no sentí nada, ningún ruido.

Ahora bien, y aquí es donde caen algunas de las estrellas de la valoración, las diferentes historias que hay en la novela son evocaciones al tiempo que hay tabúes, lo que no permite que algunos de los episodios sean explicados en profundidad y conocerse su totalidad, y la novela pierde cierta cohesión. Celebramos la valentía que tuvo la editorial en publicar este autor y esperemos encontrar más títulos suyos en nuestras librerías.

Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 27 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario