Artículo: Robert Silverberg y el arte de hacer ucronías

Uno de los temas más repetidos en la literatura especulativa es la situación en un futuro más o menos lejano de un gobierno que abarca todo el planeta Tierra, casi todo el planeta Tierra o más allá del planeta Tierra. Esto es lo que encontramos en Roma eterna de Robert Silverberg (2003), autor ganador en varias ocasiones de los premios Hugo y Nebula. En la novela en cuestión el tema de un gobierno mundial no está, no obstante, situado en el futuro, sino en una línea temporal alternativa: lo que se conoce como ucronía.

Para poder realizar una ucronía el autor debe establecer una ruptura, una desviación en una asumida visión lineal de la historia a partir de la cual reconstruir un pasado, presente y futuro alternativos. El tema estrella para tales obras suele ser la victoria alemana en la guerra mundial. Algunos ejemplos de novelas de este tipo que han hecho el salto al cine y a la televisión son Patria de Robert Harris (1992) y El hombre en el castillo de Philip K. Dick (1962). En el caso de la obra de Silverberg, el cambio se produce en el fracaso de Moisés a la hora de liberar a los hebreos de Egipto. Como consecuencia, el cristianismo nunca llega a aparecer, algo que según este autor provoca que el poder imperial de Roma se mantenga durante cientos de años.

Al repasar las páginas de Roma eterna somos testigos de cómo se fabrica una ucronía: maquillar episodios, hechos o procesos que realmente existieron situados en un escenario nuevo. De hecho, Silverberg no esconde demasiado las ideas que toma a la hora de ir formando los diferentes capítulos. Si en las novelas de Harris y Dick lo que tenemos es la guerra fría explicada de nuevo con diferentes protagonistas, en Roma eterna contamos con un conjunto de hechos y personajes que salpican la cronología de una Roma que poco a poco inserta sus tentáculos en todos los rincones del planeta.

Uno de los primeros episodios de la historia en ser puestos bajo una nueva óptica es la posible aparición de otra potente religión monoteísta: el islam. En está ocasión el peligro que podían suponer para el poder imperial romano las enseñanzas de Mahoma quedan en nada gracias al asesinato del profeta a manos de un espía enviado por el emperador en Roma. Un espía, por cierto, que nos sitúa en una nueva guerra fría ucrónica, esta vez entre el Imperio de Oriente y el de Occidente que se mantiene durante buena parte de la novela.

A veces los procesos y acontecimientos históricos reciclados en las manos de Silverberg están más o menos disimulados, como Cassio, héroe de la segunda guerra de la unificación, que por la descripción que de él se hace vendría a ser una suerte de Napoleón Bonaparte. Unas guerras de unificación que, por cierto, juegan en ese mundo un papel parecido al de las dos guerras mundiales en el nuestro.

En otras ocasiones los préstamos de la historia son más burdos, como ese emperador de origen hispano llamado Trajano VIII que, en la novela, es una mezcla de Fernando de Magallanes y Bartolomé de las Casas. Como no podía ser de otra manera, la documentación relativa a los viajes del emperador en cuestión se encuentran en un archivo del suroeste de Hispania. Tampoco podían faltar unas más que obvias repeticiones de las revoluciones francesa de 1789 y rusa de 1917. En el caso de esta última incluso contamos con una reedición de la leyenda de Anastasia (supuesta superviviente de la masacre de la familia Romanov) en la figura de Quintus Fabius.

Finalmente, la ucronía presentada en Roma eterna aparece de forma sencilla por otro motivo: la organización de la novela. Cada capítulo es, en el fondo, un relato independiente centrado en las altas esferas del poder. Apenas llegamos a esclarecer los diferentes cambios tecnológicos que operan en cada avance cronológico, y mucho menos los cambios sociales. Todo eso, por supuesto, habría añadido al texto una complejidad de la Silverberg claramente huye.

Francesc Xavier Morales

Francesc Xavier Morales

Licenciado en Humanidades y Ciencias Sociales. Profesor instructor en la Universidad de Gainesville. Participa en varios medios digitales.

fmorales has 8 posts and counting.See all posts by fmorales

Deja un comentario