MI PADRE SE FUE CON UN SEÑOR DE ZARAGOZA (2016) – Rubén Guallar

Autor: Rubén Guallar
Título: Mi padre se fue con un señor de Zaragoza
Editorial: Ediciones Oblicuas
Año: 2016
Páginas: 96
ISBN: 9788416627424
Valoración: ★★★★

 

Últimamente se ha puesto de moda la colección de libros Yo fui a EGB donde se muestra lo bonita que fue la infancia de la generación de los que, ahora a principios de 2017, rondamos los cuarenta años. Pero lejos de las grandes cargas de nostalgia positiva que presenta esta colección, por un lado, y de la infancia naif y sin represiones que tienen los niños actuales, por otra, hay que decir que esta generación creció en un mundo de temores atávicos (y nos los creímos), de límites y privaciones, del aburrimiento de un único canal de televisión, que no había excusas para tirar hacia adelante y que si no lo hacías, allí te quedabas.

En este mundo de la infancia real de la generación EGB es donde Rubén Guallar ambienta y construye una nouvelle con dos voces narrativas. La primera, la de Fermín, un niño de nueve años, abandonado por el padre, que ha huido a Zaragoza para vivir una historia de amor con otro hombre. Fermín vive con la madre, la abuela y dos hermanos más pequeños, acosado por el vecino de arriba, los compañeros de escuela y sus propios miedos y secretos.

De su mano, asistiremos al derrumbe de su pequeño universo, porque si bien ha superado la fuga y la ausencia del padre, no podrá aguantar el acoso de Sebastián, el vecino que lo besa y soba a escondidas y se aprovecha de la confianza de su madre para abusar del crío. Tampoco podrá soportar la presión de la escuela, cuando por un pequeño error dejará de ser un buen alumno, y se convertirá en un marginado. Y todo esto mientras tiene que construir una nueva personalidad, con trajes de Blancanieves y de novia, donde sólo encontrará el apoyo de la abuela y de su entorno cotidiano, así como de los culebrones de tarde. Fermín acallará sus temores con unas oraciones, también incluidas en las páginas del libro, que son tan originales como inútiles para el protagonista.

La otra voz narrativa es la del padre, Roberto, que con cuarenta y dos años ha decidido dar un cambio radical a su vida, abandonar a la familia y perseguir su gran amor, Sergio, hasta Zaragoza. Allí comprobará que un rollo no es amor, y vivirá el abandono que él ha provocado a sus hijos en primera persona, ya que también será abandonado en una ciudad extraña, sin trabajo y sin saber encontrar un nuevo espacio en esta nueva etapa que ha iniciado. Roberto será verdugo y víctima de la situación que él mismo ha creado.

Y lo mejor de todo, es que en el Aviso inicial, el autor nos dice que serán los lectores las voces narrativas, que viviremos en propia piel lo que escribe en las páginas que vienen, nos hace entrar de lleno y ser protagonistas del ambiente sórdido y perturbador que narra. Porque es una historia tan cercana como dura y que llega a un clímax final cuando el pequeño Fermín pasa a la acción para deshacerse de Sebastián, que además de abusador es profesor de instituto. No obstante, el castigo que recibe por sacudirse al pederasta le llevará a Zaragoza con el padre, lo que provocará un cambio en la relación entre él y Sergio.

Ahora bien, la solución al conflicto creado por Fermín viene dada por un cuento alegórico donde varios personajes buscan la felicidad y tendrán que hacer un esfuerzo para saber dónde encontrarla. Un poco como les pasa a los protagonistas de la historia en el capítulo final, que volverán a la calma que había precedido el inicio de la novela, aunque con unos cambios sustanciales, tal como una tragedia, sin final trágico.

Para escribir una gran obra, no hay que hacer una obra grande, y Mi padre se fue con un señor de Zaragoza lo demuestra. Rubén Guallar ha sabido recrear, con dos historias paralelas, la dureza de los cambios que provocan seguir la sinceridad con uno mismo y construir la propia personalidad, a pesar de todos los condicionantes, así como la dureza del desamor. Una novelita que entronca con los mismos temas que aparecían en el poemario Todos los putos días de mi vida que el mismo autor escribió y publicó en Orciny Press.

Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 31 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario