CUENTOS FANTÁSTICOS / 1-2 (2014-2016) – Richard Matheson

Autor: Richard Matheson
Título: Nacido de hombre y mujer y otros relatos espeluznantes(Collected Stories)
Editorial: Gigamesh
Año: 2014 (1989)
Páginas: 590
ISBN: 978-84-16035-04-5
Valoración: ★★★★
Autor: Richard Matheson
Título: Pesadilla a veinte mil pies y otros relatos espeluznantes (Collected Stories)
Editorial: Gigamesh
Año: 2016 (1989)
Páginas: 539
ISBN: 978-84-16035-41-0
Valoración: ★★★★★

El nombre de Richard Matheson no puede ser desconocido para los amantes del terror y el fantástico, ya que en palabras de Neil Gaiman, incluso los que no saben quién es lo conocen. Así de larga es su sombra. Efectivamente, no es exagerado decir que él es el gran reformulador americano del género a mediados del siglo XX, ya que antes de consagrarse en la tarea de realizar guiones para el cine y la televisión, Matheson fue el autor de dos novelas clave para entender el género: Soy leyenda (1954) y El hombre menguante (1956). Además de escribir a lo largo de veinte años un gran número de relatos breves maravillosos, que son los que ha reunido en orden cronológico Ediciones Gigamesh en esta rica antología en dos volúmenes, con las preceptivas presentaciones, introducciones, apéndices y notas que uno se espera encontrar en una obra canónica y con voluntad de ser referencia.

El primer volumen, que lleva por título Nacido de hombre y mujer y otros relatos espeluznantes, comprende los relatos que escribió entre 1950 y 1954. Luis Pestarini es el encargado en este primer tocho (de casi seiscientas páginas) de hacer la Presentación. Es un escrito muy breve y en realidad descubre pocas cosas, pero como primer contacto vale la pena. Mucho más interesante resulta la Introducción posterior, escrita por el propio Matheson (1989). Casi como una sesión de psicoterapia, Matheson se tiende en el diván y desnuda su alma para nosotros. Sorprende leer tanta franqueza en una personalidad consagrada. El autor explica que seguramente fue su carácter paranoico el principal estímulo creativo que tuvo. En este sentido, se extiende dando detalles de su infancia, en un ambiente familiar muy cerrado, lo que lo llevó a interpretar el entorno como algo hostil. Esta es la visión que predomina en estos primeros relatos, especialmente.

El primer cuento de la antología, “Nacido de hombre y mujer” (el primer cuento que vendió) es precisamente el que da título a la recopilación y es también uno de los más célebres del autor. El planteamiento es muy simple: unos padres tienen encadenado en el sótano a un hijo monstruoso. La originalidad reside en el punto de vista del relato, desde la visión del monstruo. Escribe Matheson en la nota que acompaña al cuento al final (en una costumbre que se repite en todos los relatos, y que hay que celebrar) que el editor quedó sorprendido al descubrir que tras aquel escrito había un chico de únicamente veintitrés años. La familia y el entorno opresor siguen siendo el escenario del segundo relato, “El tercero desde el sol”, una historia de ciencia ficción apocalíptica con final sorprendente. El siguiente cuento, “Cuando duerme el que vela”, aunque parecería por el título ser un típico relato de terror cósmico lovecraftiano, en realidad se aproxima más a una bonita fábula fantástica a propósito de la mecanización y el progreso.

Personalmente, sin embargo, uno de los cuentos que me ha dejado mejor sabor de boca en este primer tomo ha sido “Hijo de sangre”. Se trata de la historia de un niño que quiere ser vampiro. Un duro retrato de la demencia que, quizás al final, pierde un poco de fuerza. Otro de los cuentos más extraordinarios es “El hombre es lo que viste”. Una gran broma, muy bien escrita (el autor controla en todo momento lo absurdo) y con un final magnífico. Si este cuento se acerca sin pretenderlo a los clásicos de Wells (allí queda el recuerdo de El hombre invisible), personalmente el siguiente, “La cosa”, un indisimulado homenaje a Ray Bradbury, no me ha parecido en cambio tan brillante. En cualquier caso, interesantes la crítica social, política y el tema de la ocultación de la verdad. En “Por los canales”, en cambio, más que la historia, lo que es destacable es la técnica narrativa: el autor no hace uso ni de la narración ni de la descripción. Sirviéndose únicamente del diálogo (se trata de un interrogatorio) creará una tensión palpable y creciente.

No es de mis relatos favoritos, pero “Guerra de brujas” aborda uno de los temas recurrentes en Matheson: el de las personas con poderes psíquicos, especialmente niños. Seguro que los amantes de Stephen King sabrán encontrar semejanzas notables con Carrie o Ojos de fuego, entre otros. Otro hito, en mi opinión, es el relato “Casa de locos”. Historia casi podríamos decir que de terror psicológico protagonizada por un escritor, tiene mucho biográfica, como él mismo admite. Seguramente sea uno de los relatos que mejor sirven para ver la evolución meteórica de Matheson, desde los primeros cuentos hasta este, aunque la visión terrorífica de la institución del matrimonio se mantenga inalterada. También es antológico el relato “La nave de la muerte”, insertado de lleno en el género de la ciencia ficción. En este caso, en el terreno de los viajes temporales y, como no, de las paradojas que conllevan. Además, fue uno de los episodios más brillantes de la serie La dimensión desconocida. Pero en este bufete de temas y géneros, Matheson alterna de todo. Si este relato nos situaba en un futuro remoto, “Casa Carnicero”, por ejemplo, es un excelente cuento de estilo victoriano a propósito del tema de las casas encantadas.

El segundo volumen, Pesadilla en veinte mil pies y otros relatos espeluznantes, comprende un período mucho más largo que el primero, y contiene obras publicadas entre 1955 y 1971. Sin embargo, la extensión es un poco inferior. Como en el volumen anterior, este también se abre con una Presentación, en este caso a cargo de Sergi Grau, de características similares a la de Pestarini. Pero a destacar que en este volumen encontramos un Matheson mucho más maduro y pulcro que en el primero. De hecho, el lector atento que lea los cuentos en orden cronológico, no escapará a la sensación de estar en un tobogán que, ahora ya sí, lo proyecta a una velocidad y a una altura prodigiosas. Lo vemos ya en el primer relato, “El funeral”, una historia de humor sobre la pasión desaforada por el dinero. La ironía y el absurdo son una de las marcas de la casa. Así lo podemos comprobar también en el relato “Lemmings”, un cuento insólito que se limita a exponer sucintamente un comportamiento sin sentido.

De una profunda belleza es “Viejas fantasmagorías”, sobre el paso del tiempo y la imposibilidad de que el pasado permanezca inalterado. “El abominable avance del terror” es también un cuento realmente ingenioso. Se trata de un relato que a su manera me ha transportado a otro de los grandes del terror de esta segunda mitad del XX, con el que Matheson mantiene algunos paralelismos: me refiero a Clive Barker y a su relato “En las colinas, las ciudades”. Una broma brillante que parodia el “american way of life”. Uno de los mejores relatos (y además aclamado unánimemente como tal) es “Mantage”. Es una auténtica advertencia sobre el hecho de desear según qué, porque los deseos pueden hacerse realidad. Nuevamente aborda el tema de las alteraciones temporales, pero en este caso en relación también al mundo del cine, que tan bien conocía. Matheson, en una lectura profunda, nos conmina a vivir todos los instantes de la vida como actores y no como simples espectadores pasivos, deseando únicamente instantes fugaces. Y lo hace sobrepasando la metáfora y llevándola a una aterradora literalidad. Sencillamente antológico. No lo es menos “Desde lugares sombríos”, una historia de posesión, brujería y prejuicios raciales que enfrenta razón y superstición de manera auténticamente brillante.

Indudablemente, sin embargo, uno de los títulos clásicos por méritos propios de la pequeña literatura de Matheson es “Pesadilla a veinte mil pies”, que además ha servido para bautizar este segundo volumen. En esta consagración seguramente ha jugado a favor también el hecho de que el relato haya sido adaptado tanto para uno de los episodios más populares de La dimensión desconocida, protagonizado por William Shatner y dirigido por Richard Donner, como para el largometraje En los límites de la realidad, de George Miller y con John Lithgow. La historia es de sobras conocida: alguien ve en pleno vuelo como, en el ala del avión, una extraña criatura está intentando sabotear el motor del aparato y estrellarlo. Desgraciadamente, cada vez que avisa a la azafata de vuelo, la criatura se esconde y lo acaban tomando por loco. Matheson juega brillantemente con la paranoia a volar e incide nuevamente en el tema de los “gremlins”. Brillante y con un final muy irónico. En una línea similar encontramos el relato “Presa”. Se trata de un cuento que recuerda los clásicos de Conan Doyle por lo que tiene de exótico (El anillo de Thoth, El gato de Brasil, etc.), pero el “toque Matheson” lo aporta la idea de los “gremlins” malévolos y la ironía final. Siguiendo en la línea de “Guerra de brujas” pero con un relato de mayor calibre, “Mutismo” nos traslada de nuevo a una historia protagonizada por niños con poderes psíquicos. Este mayor dominio del oficio que decía, queda patente también en “Botón, botón”, una sencilla historia pero intensa, muy bien escrita y con un final un poco tramposo, pero que invita a la reflexión.

“Duelo”, el último relato de la recopilación (el último relato de género que escribió) es también otra de estas pequeñas piezas imprescindibles. Popularizado sobre todo a partir de la versión para la gran pantalla que hizo Steven Spielberg (con el nombre aquí de El diablo sobre ruedas), el cuento nos explica la paranoica persecución a que un camión de gran tonelaje somete un vehículo, en una desértica carretera americana. Se trata de una nueva muestra de aquel terror tan cercano sobre el que gustaba escribir a Matheson. De hecho, en la nota final el autor nos cuenta que esta historia está basada en hechos reales. Si el gran maestro del terror en la primera mitad del siglo pasado fue seguramente Lovecraft, con sus monstruos cósmicos y sus pesadillas metafísicas, a partir de los ’50 Matheson actualiza el género y lo lleva al terreno de lo cotidiano. Un colofón inmejorable.

A continuación de la Introducción del ’89, Matheson escribió una Adenda el año 2003, incluida también en el primer volumen de Gigamesh. El autor no dice nada nuevo, pero resulta de un cierto interés sentimental y “arqueológico” leerla: treinta y cuatro años después de “Duelo” y tras haber abandonado el género del relato, Matheson escribe que aquellos cuentos reunidos allí siguen siendo su única aportación al género. Con setenta y siete años parecía improbable que el Maestro volviera a coger la pluma para escribir otro relato de género. Así fue, desgraciadamente. Muerto hace cuatro años sin haber escrito ninguno más, el valor de estos dos volúmenes antológicos, pues, es aún mayor, si cabe.

En definitiva, dos auténticas delicatessen literarias que (para los fans del Maestro) maridarán perfectísimamente con el reciente estudio coordinado por Sergi Grau Richard Matheson: el maestro de la paranoia, también en Gigamesh. Imprescindibles.

 

Relatos contenidos en el primer volumen:
Nacido de hombre y mujer ★★★★
El tercero desde el sol ★★★★
Cuando duerme el que vela ★★★
Hijo de sangre ★★★★★
El hombre es lo que viste ★★★★★
El vestido de tela blanca S/V
Regreso S/V
La cosa ★★★
Por los canales ★★★
Guerra de brujas ★★★
Aviso previo S/V
Hermanos de las máquinas S/V
Co… S/V
Querida, cuando estás cerca de mí S/V
Casa de locos ★★★★★
Un bloque espacioso S/V
El anuncio de la SRL S/V
Un castigo proporcionado S/V
La nave de la muerte ★★★★★
Desaparición S/V
Los desheredados S/V
Servicio de difuntos S/V
Se cierra el círculo S/V
El último día S/V
Lázaro II S/V
Legión de conspiradores S/V
La niñita perdida S/V
Conferencia telefónica S/V
La casa Carnicero ★★★★
Intruso S/V
La boda S/V
Paja mojada S/V
El ser S/V
El niño curioso S/V
Querido diario S/V
Descenso S/V
El muñeco que lo hace todo S/V
El hombre que creó el mundo S/V
La prueba S/V
El viajero S/V
Cuando se apaga el día S/V
La danza de los muertos S/V

 

Relatos contenidos en el segundo volumen:
El funeral ★★★★
Miss Encanto Sideral S/V
Digno de mención S/V
Pautas de supervivencia S/V
Fanfarria de meretrices S/V
La fuente generosa S/V
Acero S/V
Vamos a ver a Papá Noel S/V
Los hijos de Noah S/V
El hombre de los festivos S/V
Lemmings ★★★
Viejas fantasmagorías ★★★★★
El repartidor S/V
Al borde S/V
Una gran sorpresa S/V
El abominable avance del terror ★★★
Fecha de caducidad S/V
Mantage ★★★★★
Los vampiros no existen S/V
Grillos S/V
Ajuste de cuentas S/V
Primer aniversario S/V
Desde lugares sombríos ★★★★★
Pesadilla a veinte mil pies ★★★★★
Huellas dactilares S/V
La estampa de Julie S/V
Mutismo ★★★★★
Deus ex machina S/V
La chica de mis sueños S/V
La máquina de Jazz S/V
Onda expansiva S/V
Oh, blanda navidad S/V
Intereses S/V
Un poco de agua S/V
Therese S/V
Presa ★★★★★
Botón, botón ★★★★★
Solo con cita previa S/V
El toque magistral S/V
Hasta que la muerte nos separe S/V
La casi difunta S/V
Talentos enterrados S/V
Duelo ★★★★★
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 197 posts and counting.See all posts by dgenis

2 thoughts on “CUENTOS FANTÁSTICOS / 1-2 (2014-2016) – Richard Matheson

  • 19 Enero, 2017 at 10:51 am
    Permalink

    Hola 🙂 desde una reseña que leí en Donde termina el infinito y un Neo nostromo les tengo muchas ganas, aunque para leer con calma y entre lecturas, que menudos tochales 🙂

    Reply
    • Daniel Genís
      20 Enero, 2017 at 4:47 pm
      Permalink

      Cierto. Yo también leí en su momento la reseña de Alex, un lugar de referencia 😉 En cuanto a lo del tocho, tienes razón, a mi también me desaniman la mayoría de ves, pero lo bueno de los cuentos es que puedes ir picoteando. Aunque verás qua cuando empiezas, ya no puedes parar. Pásate y comenta si lo acabas leyendo.

      Reply

Deja un comentario