MUNDOS Y DEMONIOS (2016) – Juan Miguel Aguilera

Autor: Juan Miguel Aguilera
Título: Mundos y demonios
Editorial: Sportula
Año: 2016
Páginas: 406
ISBN: 9788416637218
Valoración: ★★★★

 

La Space Opera nació como un subgénero de la ciencia ficción. Un género que se apartaba de la clásica novela donde primaba el rigor científico en base a los descubrimientos científicos de la época o a lo que se teorizaba en el momento de la edición. Fue duramente criticada por escritores como Wilson Tucker que utilizó por primera vez el término Space Opera de forma peyorativa en 1941 para referirse a lo que él percibía como vicios y clichés de la ciencia ficción de su tiempo, haciendo alusión al género de las soap operas, programas de radio dramatizados muy populares en Estados Unidos en aquel momento. Estas mismas se llamaban así en relación a las marcas de jabón (soap en inglés) que solían patrocinarlas, y a las horse operas, como se había empezado a denominar al western. De hecho, algunos críticos y fans han hecho notar que muchas tramas utilizadas en las Space Operas son una traducción directa de las historias del oeste al contexto del espacio exterior.

Por suerte mucho ha llovido y mucho hemos evolucionado como para poder admitir los diferentes tipos de novela fantástica y de ciencia ficción como géneros de pleno derecho con los que hoy podemos disfrutar los lectores.

Solamente para dejar constancia de la importancia de este y otros géneros, podemos decir que sin ellos nunca habríamos tenido ejemplares como Dune de Frank Herbert, Starship troopers de Robert A. Heinlen, La paja en el ojo de Dios de Larry Niven y Jerry Pournelle, Hyperion de Dan Simmons. O La Fundación de Isaac Asimov. ¡Por Crom, no tendríamos a Star Wars de George Lucas!

Sí, lo sé, siempre os bombardeo con títulos de la prehistoria, pero hacedme caso, si os falta por leer alguno de estos títulos, os los recomiendo de corazón. Son todos cinco estrellas en la vara de medir de El Biblionauta.

Una vez superado el complejo de ser tachado como escritor de serie B, autores de la talla de Dan Simmons con su trilogía Hyperiom o Iain M. Banks con su serie de La Cultura, han revolucionado el género y lo han actualizado. Ya no estamos ante novelas del oeste ambientadas en el espacio. Ahora las historias son complejas, actuales, originales, científicamente más creíbles y por supuesto con muchísima acción.

Esta nueva forma de entender el género es seguido por Juan Miguel Aguilera, que lejos de copiar ambientes ha hecho lo que hacen los grandes escritores: Crear un universo completo para su uso particular donde las diferentes especies alienígenas y los diferentes clanes humanos coexisten de forma verosímil gracias a la capacidad de Aguilera de introducirnos en las vidas de sus personajes, gente con historias y problemas que se enfrentan a las complejas relaciones entre ellos y el resto de especies. A través de los diferentes personajes de la saga, iremos haciéndonos una idea de este complejo universo en el que los humanos son solo una pieza más del rompecabezas que supone el enigma de la Esfera.

Seguro que no ha sido una tarea sencilla. De hecho, lleva en ello casi treinta años, dando forma y color al universo de Akasa-Puspa. Una larga trayectoria que comenzó en 1988 con la publicación en Ultramar de Mundos en el abismo, una novela escrita por Juan Miguel Aguilera y Javier Redal que tendría su continuación dos años más tarde en Hijos de la Eternidad. Así nacía Akasa-Puspa, sin duda el más fascinante escenario espacial que ha dado la ciencia ficción española, una space opera en la que toda la tecnología y la ciencia fueran verosímiles y ajustadas a los conocimientos actuales.

Así pues, en el cúmulo globular de Akasa-Puspa, a miles de años luz de la Vía Láctea, la civilización se ha desarrollado aprovechando que la cercanía entre las estrellas permite realizar viajes espaciales a velocidades sublumínicas. Allí, tres potencias luchan por su control: El Imperio, decadente, pero con tecnología avanzada; la Utsarpini, bárbara pero pujante y vital; y la Hermandad, un culto religioso sincrético que se remonta al remoto pasado de la Humanidad.

En Mundos en la Eternidad vimos cómo el descubrimiento de la Esfera modificaba por completo el equilibro de poder y daba un inesperado giro a la política y las alianzas del cúmulo globular.

En Mundos y Demonios, Imperio y Utsarpini unirán sus fuerzas, no solo para hacer frente a la Hermandad, sino para enviar una expedición que explore los misterios de la Esfera. Pero los angriffs, sanguinarios alienígenas, también la codician… y la misma Esfera tiene sus propios mecanismos de defensa.

Muchos de los enigmas planteados en los títulos anteriores (tales como los misteriosos diseñadores de la Esfera y su relación con las distintas especies de Akasa-Puspa, la increíble fauna de la Esfera que puede sobrevivir en el espacio, los Angriffs, los Colmeneros y su inteligencia comunal, etc.) son revelados aquí. Pero lejos de finiquitar la serie, en un giro argumental digno de la imaginación sin límites del autor, se abren las puertas de un misterio aún más grande: En el centro galáctico las estrellas están desapareciendo.

La civilización con semejante tecnología deja pequeña incluso a los diseñadores de la Esfera. ¿Quiénes son? ¿Por qué lo hacen? Tendremos que esperar al próximo volumen de la saga.

lectura patrocinada por:
Carlos Acedo

Carlos Acedo

Aficionado a la programación informática. Culturalmente disperso. Le apasionan los géneros fantásticos. Él es también @Tendenciaweb y Girona Fictícia.

cacedo has 15 posts and counting.See all posts by cacedo

3 thoughts on “MUNDOS Y DEMONIOS (2016) – Juan Miguel Aguilera

  • 16 Enero, 2017 at 10:48 am
    Permalink

    Pues me ha resultado muy interesante y me quedo con ganas de conocer Akasa-Puspa, me encantan los universos que se van generando a través de diversas novelas como con Hyperion. Un abrazo^^

    Reply
    • acedo
      16 Enero, 2017 at 8:07 pm
      Permalink

      Lo bueno de las sagas es que terminas empatizando con los personajes, y te quedas esperando nuevas aventuras en la que ellos sean protagonistas.

      Reply

Deja un comentario