MI VIDA EN ESTA GALAXIA (2008) – Carrie Fisher

Autor: Carrie Fisher
Título: Mi vida en esta galaxia (Wishful drinkin)
Editorial: Babel Books
Año: 2010 (2008)
Páginas: 174
ISBN: 9788493606954
Valoración: ★★★

 

Ha muerto Carrie Fisher, y lo ha hecho mientras promocionaba su último libro The Princess Diarist. El libro aún no ha sido editado en catalán ni en castellano, así que mientras no llega, recomendamos (efusivamente) la lectura de Mi vida en esta galaxia.

Si The Princess Diarist, según parece, es una recopilación de anécdotas del rodaje de la primera trilogía, Mi vida en esta galaxia no es un libro al uso para los fans de Stars Wars. Es un monólogo terapéutico, hilarante y duro, a partes iguales, en el que una Carrie Fisher, más chula que Lando bailando  disco en Studio 54, nos cuenta su vida y se ríe de todo y de todos, incluyéndose  a sí misma y al papel que la encorsetó de por vida.

En unas 170 páginas (con una tipografía de tamaño excesivo, sea dicho de paso) nos hablará de su atípica infancia dentro del Star System. La actriz era hija de dos estrellas que a menudo llenaban las portadas de las revistas del corazón. Su padre, el crooner Eddie Fisher, y su madre, la actriz Debbie Reynolds (Cantando bajo la lluvia), se acabaron separando. El padre abandonó a la madre para irse ni más ni menos que con Elisabeth Taylor. Dice la Fisher que aquellas sí fueron unas auténticas “star wars”.

Nos hablará de sus adicciones al alcohol y  a las drogas (en tratamiento desde los 28 años), de su bipolaridad, de sus matrimonios fracasados ​​(estuvo casada con Paul Simon) y de las pérdidas de seres queridos. Pero todo esto, que daría argumentos para escribir un culebrón melodramático, Carrie Fisher lo transforma en un monólogo tronchante de ritmo dinámico. Porque de estrella narcisista o de princesa Disney, tiene bien poco, la verdad.

No faltará alguna anécdota con los actores de Star Wars (como la de Harrison Ford y la marihuana). De George Lucas hablará un rato largo. Al director lo califica de indeciso,  le acusa de hacerla rodar la saga sin sujetador y, también, le “agradece” el número de fans obsesivos que la han acosado a diario desde 1977.

En definitiva, si desean brindarle un homenaje, un funeral al estilo irlandés (ya saben, de aquellos en los que nadie llora, todo el mundo bebe y ríe, y suena música movida y se recuerdan las anécdotas más divertidas del muerto que todavía tiene el cuerpo caliente) lean Mi vida en esta galaxia, porque mal citando a DaríoLa princesa está triste, ¿qué tendrá la princesa?”. Una pistola láser y sentido del humor contra la adversidad.

Descubro que no soy sólo esta criatura llamada Princesa Leia (…). Resulta que era incluso una chica de calendario, una fantasía con la que se masturbaban con frecuencia los obesos quinceañeros empollones de medio mundo. (…) Una tarde en Berkley, un dependiente tras el mostrador me dijo:
– ¡Dios mío, pensé en ti todos los días entre los doce y los veintidós años!
– ¿Todos los días? -Se encongió de hombros y añadió:
– Bueno, cuatro veces al día.
Eso me pasa por preguntar.
Jordi Casals

Jordi Casals

Licenciado en Filología. Profesor de Lengua y Literatura Castellana. Autor de las novelas Muerte por funky y Telecaster circus.

jcasals has 14 posts and counting.See all posts by jcasals

Deja un comentario