FILOS MORTALES (2016) – Joe Abercrombie

Autor: Joe Abercrombie
Título: Filos mortales (Sharp Ends)
Editorial: Alianza / Runas
Año: 2016
Páginas: 364
ISBN: 978-84-9104-522-9
Valoración: ★★★

 

Si dejamos aparte el tema de la calidad literaria y nos ceñimos a términos de popularidad y ventas, es evidente que en el actual panorama de la fantasía épica George R. R. Martin y su Canción de hielo y fuego continúa haciendo gala (veinte años después la irrupción de Juego de tronos en las librerías) de una posición privilegiada respecto a la competencia, que lo mira resignadamente a una cierta distancia. El más cercano de sus competidores seguramente sea su compatriota Brandon Sanderson, que en los últimos tiempos ha ido ganando en popularidad entre el gran público (gracias en buena parte a su actividad titánica, que lo lleva a publicar varios volúmenes de diversos géneros de diversas sagas cada año). Como muestra, su intervención en la EuroCon de Barcelona, ​​donde este año ha sido la gran estrella invitada.

Un paso por detrás seguramente podríamos encontrar al bueno de Patrick Rothfuss. Rothfuss representa una línea alejada de los dos anteriores (el representante más puro de la vieja escuela, que arrancó con Tolkien), y sin hacer alarde del realismo sucio de Martin tampoco se adentra por los caminos de la nueva fantasía que explora Sanderson. Y he dicho quizás, porque en esta tercera posición la cosa no está tan clara como en las dos primeras, y si para algunos es ocupada por Rothfuss, otros dirán que le corresponde al polaco Sapkowski y a su saga de Geralt de Rivia (saga de una incuestionable calidad literaria y que marca perfil propio en el panorama de la fantasía, pero que sobre todo ha alcanzado la fama a través de las versiones para videojuegos) o al inglés Joe Abercrombie, sobre todo gracias a su trilogía de La primera ley.

Precisamente, Filos mortales es una nueva incursión en este universo, que es el que le ha reportado más éxitos a Abercrombie. Se trata de una antología de 13 relatos, extraordinariamente editados (sólo hay que fijarse en la obra de arte que es la portada) y ordenados cronológicamente (todos menos el último), y que pueden ser leídos sin tener conocimiento previo del universo al que pertenecen. Ahora bien, innegablemente es preferible abordarlos sabiendo quién es quién y qué es cada cosa. Sin duda, una de las bazas que juega este libro es la de dotar de cohesión o bien completar la visión que los lectores tienen de algunos de los héroes que han pasado por La voz de las espadas (2006), Antes de que los cuelguen ( 2007) y El último argumento de los reyes (2008). Por eso quizás no sea la mejor opción decidir iniciarse en la lectura de Abercrombie por esta recopilación y sea preferible coger la trilogía previa, ahora que Alianza nos brinda además la posibilidad de hacerlo en una reedición realmente espléndida.

Los 13 relatos, todos ellos bastante breves, no tienen continuidad, sino que son historias independientes y autoconclusivas (más o menos), que están separadas por unos cuantos años. Si la que se sitúa más atrás en el tiempo es del 566 (en el calendario de La Primera Ley), la más moderna es del 592. Ahora bien, también es cierto que en varios de estos relatos, la presencia de algunos mismos personajes, sobre todo Shevedieh, la mejor ladrona de Estiria, y Javre, la leona de Hoskopp, dota todo el libro de una cierta unidad.

El primero, “Un magnífico bastardo”, es una historia que casi la podemos leer más como el capítulo desencajado de una novela que como un relato, ya que no tiene planteamiento, ni nudo ni desenlace. Será una constante. Pero si hablamos de constantes, seguramente el segundo, “Pequeños favores”, sea más útil. El relato está protagonizado por Shev y Javre. Aquí podemos leer a propósito de una de las características más habituales del autor: su predilección por romper las convenciones del género, en este caso planteando una historia de amor entre dos mujeres. En Abercrombie las mujeres tienen un protagonismo enorme. Mujeres que reciben golpes y que también saben darlos. “Trabajos ridículos”, sobre el oficio de ladrón, es una incursión más en esta visión hiperrealista del mundo, acercada al punto de vista de Martin y que se la conoce como grimdark. La violencia, la suciedad, la bajeza moral. Lo peor: que sea un episodio demasiado anecdótico y con un final quizás excesivamente intrascendente.

Shev y Javre también vuelven a ser las protagonsita del episodio titulado “perdiéndose”. En el libro se habla de magos, pero no se ve la magia por ninguna parte. Los asuntos se solucionan o con el ingenio o con la fuerza. El mundo es un lugar duro e inclemente. No valen hechizos ni cuentos de hadas. De tono muy diferente a los anteriores es “Infierno”, un relato donde cobra importancia otro aspecto desatendido hasta ahora de este mundo de La Primera Ley: la religión. En la historia aparece la importancia de la redención y, a diferencia de algún relato anterior, aquí sí que el autor lo dota de una cierta trascendencia en el mensaje. “Dos son compañía” quizá sea el mejor relato de la recopilación. Las protagonistas nuevamente son Shev y Javre, a las que se añade un nuevo personaje, Whirrun. Whirrun viene a ser el doble masculino de Javre y al igual que ella es un obseso del honor y el ceremonial caballeresco, los cuales son ridiculizados hasta puntos realmente hilarantes. El gran protagonista de este relato no es esta vez tanto la violencia como el sentido del humor, el tono de comedia, que Abercrombie parece tener mucho más desarrollado que su homólogo estadounidense, quizás por lo que se dice del humor de los británicos.

“Lugar equivocado, momento equivocado” es un relato fragmentado en múltiples historias menores, lo que puede dificultar de entrar en él. El inglés deja patente nuevamente la facilidad que tiene para dotar de carácter a los personajes, especialmente los femeninos. El siguiente, “Algo de forajido”, de nuevo con protagonista femenina, no engaña: desde el propio título son innegables los aires de western. Como en los mejores ejemplos de historias de ladrones de bancos en el lejano oeste, queda claro que no hay honor entre bandidos. “Ayer, cerca de una aldea llamada Barden”, en cambio, representa un nuevo cambio de registro. Nos alejamos de los episodios más costumbristas, de la intrahistoria protagonizada por Shev y Javre y los relatos de corte más cómico para adentrarnos en la temática bélica. El antiheroismo y la extraña humanidad que despiertan las carnicerías de la guerra. “Tres son multitud” alude implícitamente al título de un cuento anterior ( “Dos son compañía”) para conectar de nuevo con el dúo femenino protagonista. Si hasta ahora, sin embargo, el protagonismo de estos episodios recaía en Shev, en éste bascula hasta convertirse Javre en el centro del relato. Uno de los mejores relatos del libro, en mi opinión, donde el autor analiza qué no estaría dispuesto a hacer alguien por amor. ¿Incluso traicionar un amigo?

El undécimo capítulo, “¡Libertad!” tiene un aire diferente. Está encabezado por una original nota introductoria y se presenta como una pretendida historia encontrada escrita en forma de borrador. En consonancia a la excusa argumental, el estilo es deliberadamente rebuscado, ya que el narrador ha cambiado. Si representa un motivo original, en el fondo me ha parecido la historia menos interesante de las trece. “En toda partes cueca habas” es la despedida de las aventuras de Shev y Javre, casi veinte años después del capítulo de presentación. Las cosas han cambiado mucho entre ellas y, jugando esta vez un papel bastante secundario, participarán de una trama bodevilesca a propósito de un misterioso paquete robado que, quizás por incidir nuevamente en el oficio del latrocinio, debo confesar que me ha hecho la impresión de ser un poco repetitivo. Por último, uno de los relatos que sin duda agradecerán más los lectores veteranos (y también los nuevos, ya que tiene suficientes méritos propios para seducir cualquier lector): “Creando un monstruo”. Se trata de la aparición del personaje de Nuevededos, una figura muy interesante y llena de matices, en la mejor tradición del grimdark. Desgraciadamente, cualquiera que conozca la fábula del escorpión y la rana podrá anticipar el final, que es ciertamente previsible, por lo que se desluce un poco.

En definitiva, sin embargo, Abercrombie demuestra en estas pequeñas píldoras una maestría innegable a la hora de contar historias. La ocurrencia, la anécdota… son narrados ágilmente y con gracia por el británico, que sabe encontrar en unos diálogos vivos y coloreados la fuerza suficiente para hacer avanzar sus historias, por encima de las tediosas descripciones de antaño, e incluso, de la extensa narración de hechos tan de moda hoy en el género. Quizás no sea su mejor libro, pero innegablemente estos Filos mortales contienen algunas de sus mejores virtudes. Con la promesa que ha hecho de retomar las historias del mundo de la Primera Ley dentro de poco y lo que el resto de autores tienen pendiente, el futuro inmediato de la fantasía épica parece augurar novedades realmente interesantes. Martin, Sanderson, Rothfuss, Sapkowski y también Abercrombie. Cinco ases con cinco visiones diferentes del género. Y lo mejor es que no hay que elegir, los podemos leer a todos.

Relatos contenidos en esta antología:
Un magnífico bastardo ★★★
Pequeños favores ★★★★
Trabajos ridículos ★★★
Perdiéndose ★★★
Infierno ★★★★
Dos son compañía ★★★★★
Lugar equivocado, momento equivocado ★★★
Algo de forajida ★★★
Ayer, cerca de una aldea llamada Barden ★★★
Tres son multitud ★★★★
¡Libertad! ★★
En todas partes cuecen habas ★★★
Creando un monstruo ★★★★
lectura patrocinada por:
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 203 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario