COLMILLOS (2011) – Salvador Macip y Sebastià Roig

Autor: Salvador Macip y Sebastià Roig
Título: Colmillos (Ullals)
Editorial: La Galera
Año: 2011
Páginas: 256
ISBN: 9788424637538
Valoración: ★★★★

 

Si un género ha sufrido tradicionalmente todo tipo de prejuicios en nuestra literatura ha sido precisamente el fantástico, con sus subgéneros de la fantasía, la ciencia ficción y el terror. Las causas seguramente son muchas y complejas, y no es cuestión de entretenerse ahora en ellas (ya me ocupé en parte en un artículo de reciente aparición, en lengua catalana). En cualquier caso, sin embargo, como profesor de literatura en secundaria, tengo que decir que una de las cosas que siempre me ha sorprendido más es el poco prestigio que estos géneros tienen también entre estos lectores más tempranos. Que si es “imposible” que pase aquello, que si no es “real”, etc. Toda precaución es poca en nuestra sociedad ante la evasión y el uso de la imaginación. Y es que incluso en estas edades tan tiernas se asocia (casi diría que inconscientemente) calidad literaria con realismo…

Es por ello que la tarea formativa en la lectura de literatura de género (de calidad) me parece tan crucial en las escuelas e institutos. Desde pequeños es necesario que nuestros lectores aprendan que el género en que se escribe no está relacionado con la calidad de las obras. En los países anglosajones lo tienen mucho más claro, pero en los latinos (y especialmente en el nuestro) la cosa no es así. Y así nos va… Por eso, libros como este de hoy me parece que poseen un valor extraliterario que merece la pena destacarse en primer lugar. Colmillos es una literatura absorbente, de calidad y apta para lectores de cualquier edad, también para los jóvenes, a los que demasiado a menudo hemos acostumbrado a servir subproductos de sabor anglosajón sin intentar hacerles conocer primero lo que se cocina en casa.

Colmillos es una novela a medio camino del thriller de suspense y de la historia de terror sobrenatural. Partiendo de un caso real ocurrido en el Empordà en 2006 y perfectamente documentado en la prensa de la época (los presuntos malos tratos sufridos por unos chicos extranjeros en un reformatorio muy peculiar), Salvador Macip y Sebastià Roig escriben a cuatro manos una historia de ritmo trepidante (casi cinematográfico), llena de referencias al terror más clásico, que hará las delicias de los lectores avezados al género, pero sin que sea ningún inconveniente tampoco para que los lectores tempranos y sin tanto bagaje puedan disfrutar de la lectura. Los capítulos cortos e intensos, la prosa seca, el predominio de la narración por encima de la descripción, la precisa caracterización psicológica de los personajes, los cliffhangers al final de cada capítulo… favorecen el ritmo de la historia, que no decae en ningún momento a lo largo de sus más de 300 páginas.

El libro se inicia con un prólogo que se sitúa al final de la novela, casi, cuando ya prácticamente se ha resuelto todo, por lo que el nudo es un larguísimo flashback hasta que, en el último capítulo, conectamos de nuevo con aquella primera escena. Un recurso original para dar apariencia de una cierta complejidad a un argumento que, por lo demás, tampoco lo es tanto y surge de la suma de referencias bastante conocidas, tanto del cine como de la literatura, pero tejidas con ingenio y eficacia. Desde la niebla misteriosa del clásico de John Carpenter o el humo que perseguía misteriosamente a los supervivientes de la serie Lost, hasta los monstruos ocultos en el bosque de la película de Night Shyamalan o los citaucas de La piel fría de Sánchez Piñol o los engendros horripilantes de La isla del doctor Moreau, pasando por El señor de las moscas de William Golding o el relato de Clive Baker “El blues de la sangre de cerdo”, con la supervivencia de unos adolescentes en un medio cruel y hostil como temas centrales.

Y claro, Lovecraft. El autor de Providence aparece referenciado por doquier y, por ejemplo, resulta difícil no ver en la Pelallops de Colmillos un guiño indisimulado a Innsmouth. Pueblos extraños, habitantes reservados, misterios ocultos, referencias a males ancestrales, lugares que no figuran en los mapas… Pero no sólo eso. El propio final es todo un homenaje al Maestro y a la idea de que en terror siempre vale más la pena no enseñar al monstruo. No hacer evidente la causa del terror. Porque la peor pesadilla siempre está dentro de nuestra mente. Sin embargo, la resolución de todos los enigmas será satisfactoria y difícilmente encontraremos un lector que no se quede con la boca abierta, pensando que ha pasado al final. El libro, en este aspecto, es la evidencia de que sencillez narrativa y calidad literaria no están reñidos. Colmillos es un libro donde cada elemento ocupa estratégicamente su lugar, donde cada capítulo parece haber sido perfectamente pensado para dar sentido a un tema concreto y, sin devenir prodigioso en ninguna de sus partes, resulta que el todo es realmente excelente.

Sé de primera mano que Colmillos es de lectura obligatoria en varios institutos y que funciona la mar de bien. Cabe decir que ni Salvador Macip ni Sebastià Roig son nuevos en esto de escribir para los críos, pero a diferencia del escritor complaciente que se conforma con dar a los jóvenes lectores lo que todos esperan encontrar en una obra dirigida a ese segmento (tópicos, clichés y recursos trillados), ambos demuestran aquí tenerles un respeto escrupuloso. Precisamente Salvador Macip, junto con Ricard Ruiz (otro autor fantástico muy recomendable para hacer leer en las aulas de la ESO por los mismos motivos que he apuntado más arriba), acaba de llevarse el Premio Ramon Muntaner de literatura juvenil con Herba negra, una historia apocalíptica con toques de ciencia ficción que está cosechando muy buenas críticas.

Hay que trabajar hoy para ser un país lector-mejor mañana. Lector de todo, claro. De todo lo que valga la pena, sea del género que sea. Los profesores, aquí, tenemos una responsabilidad enorme. ¿Ya habéis pensado qué haréis leer a vuestros alumnos este curso?

Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 202 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario