LOS SUEÑOS EN LA CASA DE LA BRUJA (1932) – H.P. Lovecraft

Autor: Howard Phillips Lovecraft
Título: Los sueños en la casa de la bruja (The Dreams in the Witch House)
Editorial: Valdemar
Editor: José Antonio Molina Foix
Año: 2007 (1932)
Páginas: 120 [dentro Narrativa Completa, vol 2, p. 563 a 606]
ISBN: 9788477025870
Valoración: ★★★★★

 

Volvemos a Lovecraft. Y lo hacemos nada menos que con una de las historias más fabulosas de todas, ésta de “Los sueños en la casa de la bruja”, aparecida por primera vez en 1932 en la revista Weird Tales. Cuando en 2015 decidimos reseñar algunas de las historias más aterradoras del Soñador de Providence, no incluimos esta entre la elección. Grave error. Este relato largo es a nuestro juicio uno de los más extraordinarios que escribió Lovecraft a lo largo de su carrera.

Del mismo modo que en otras historias ( “La casa evitada” o la magnífica “La música de Erich Zann”) el autor nos sitúa en una casa encantada. La casa de la bruja que da título al relato. Por lo que nos explica en las páginas iniciales, hechos terribles ocurrieron en aquella casa en tiempos de la cacería de brujas. Esta referencia sirve al autor para poner en relación dos espacios míticos, a su manera, emplazados en el estado de Massachusetts: por un lado la tristemente real Salem (donde tuvo lugar uno de los episodios más célebres de persecución brujeril a finales del XVII en Estados Unidos) y por otro Arkham (la fabulosa ciudad inventada por Lovecraft y que es epicentro de muchas de sus historias).

Marcada por los acontecimientos ocurridos en ese momento pasado, la casa ha deambulado en el tiempo como un barco a la deriva, entrando y saliendo de nuestro referente temporal. Lo inexplicable de los sucesos que tienen lugar lo ha hecho, pues, un lugar inevitable. Otro en la mitología lovecraftiana. A pesar de que esta vez no sea una región, sino sencillamente una vivienda, puerta de entrada, eso sí, a todo un mundo sobrenatural. Por la vía del sueño, como es habitual.

Sólo Walter Gilman, auténtico Faust del ocultismo, viejo rebosante de erudición en saberes prohibidos y lector del mismísimo Necronomicon desafiará la leyenda negra de la casa de la bruja y decidirá hacer parada en ella. Son los sueños de este atrevido inquilino los que menciona el título de la historia. Si bien no son sueños, sino los viajes de Gilman a realidades alternativas a la suya, vividos oníricamente, eso sí. El Necronomicon no podía faltar en la historia, como fuente de saberes prohibidos y llave de entrada a otros mundos. Siempre hace falta una cerradura y una llave para entrar en cualquier casa. Sea donde (o cuando) sea.

Escrita seguramente en el mejor momento de creatividad del autor, Lovecraft demuestra con “Los sueños en la casa de la bruja” un dominio pleno de la técnica narrativa, y su prosa es capaz de sumergirnos eficazmente en este mundo de sueños y ponernos los pelos de punta. Las ratas que rascan al otro lado de las paredes, más allá de estas paredes, elaboran con su tarea obsesiva un auténtico pizzicato musical digno de Bernard Herrmann, que pondrá a prueba los nervios del lector más tranquilo y lo llevará a un estado de excitación análogo al del propio Gilman. Brown Jenkin, en este sentido, la risueña rata antropomorfa, es uno de los personajes más inolvidables que haya podido dar la literatura de terror. Inolvidable, desgraciadamente, porque es imposible deshacerse de su imagen grotesca una vez ha hecho mella en la imaginación del lector.

Lovecraft sobresale en este relato en lo que podríamos llamar el elemento cienciaficcional al servicio del horror. A medio camino de los dos subgéneros fantásticos, el autor sirve la maravilla de su relato a partir de diversas teorías muy bien sustentadas en descubrimientos recientes en matemáticas, geometría y física, tales como la existencia de espacios paralelos o el hecho de que el propio tiempo se convierta en una cuarta dimensión. Lovecraft plantea en el relato que la evolución de la vieja magia negra de las brujas podría haberse convertido en la base sobre la que se han confeccionado algunos de los principales avances en la ciencia moderna. Una extraordinaria muestra de ficción especulativa.

En En las montañas de la locura ya había expuesto con solvencia la existencia de aquella civilización terrible y antigua, con unos conocimientos que la humanidad ignoraba casi absolutamente. Sólo con cuenta-gotas se manifestaba en nuestro presente aquel pasado: un fenómeno sobrenatural, un libro, un hallazgo submarino… En este relato, las aptitudes de Gilman, el anhelo en sus estudios de estos saberes, será lo que despertará el interés de la Potestad más elevada: Azatoth. Por fin, un humano digno del Caos.

Un libro imprescindible con una resolució magistral como broche de oro. Idóneo para leer la noche de Walpurgis, o cualquier otra.

Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 203 posts and counting.See all posts by dgenis

2 thoughts on “LOS SUEÑOS EN LA CASA DE LA BRUJA (1932) – H.P. Lovecraft

  • 25 octubre, 2016 at 10:38 am
    Permalink

    Brutal, creo que como todo lo que saca Valdemar. Por ello envidio a Guillermo del Toro y su fantasiosa biblioteca. Un abrazo^^

    Reply
    • Daniel Genís
      25 octubre, 2016 at 9:58 pm
      Permalink

      Para los amantes de la buena literatura y bien editada es una gozada poder disfrutar de las ediciones de Valdemar. A Guillermo del Toro se lo tiene que envidiar por eso y por mucho más XD Gracias por pasarte y comentar, Daniel.

      Reply

Deja un comentario