EL GRITO DEL AVE DOMÉSTICA (2010) – Maksim Ósipov

Autor: Maksim Óssipov
Título: El grito del ave doméstica (Крик домашней птицы)
Editorial: Club Editor
Páginas: 224
Año: 2016 (2010)
ISBN: 978-84-7329-197-2
Valoración: ★★★★

 

La entrega del último Premio Nobel de Literatura a la escritora bielorrusa Svetlana Aleksiévitx constató dos aspectos: Por un lado, una literatura rusa actual rica con temáticas y autores diversos, y por otro, la escasez de traducciones al castellano de autores rusos actuales. Por suerte, Club Editor ya debía tener en marcha el proyecto para publicar El grito del ave doméstica de Maksim Ósipov, con traducción de Esther Arias, cuando se falló el premio. Parece evidente, pues, que las grandes editoriales comerciales obvian autores y literaturas distantes y se concentran en los best sellers y mientras dejan a editoriales pequeñas (y valientes) la edición de autores de gran calidad, pero bastante desconocidos.

El grito del ave doméstica es una recopilación de cinco relatos de longitud desigual, por ejemplo el que da título al conjunto tiene seis páginas escasas, mientras que Piezas en un plano o Colonia minera Eternidad son auténticas nouvelles con capítulos y todo. En los cinco, lo que domina es la descripción de la Rusia postsoviética y la actual deriva autoritaria que sufre, “nuestro desbarajuste”, tanto con respecto a la ambientación como sobre todo el paisaje humano, los caracteres y las relaciones. Otro elemento que domina las historias es el trabajo de médico del protagonista o del narrador en un hospital de una ciudad alejada de la capital, las dificultades que supone el trabajo en ambientes de corrupción generalizada, con pacientes abandonados por el estado y por el destino, en una desolación que parece no tener remedio, a no ser por el esfuerzo de éste a veces narrador a veces protagonista, que no deja de ser un alter ego del autor:

Señores, aquí hacemos trabajo; la medicina es un servicio, pero no es para servir.

Decimos a veces protagonista a veces narrador porque el autor juega con la persona del narrador, porque el autor usa tanto la primera como la tercera persona para relatar sus historias, en las que no hay que esperar la clásica estructura de planteamiento, nudo y desenlace de la narrativa, ya que el último apartado a veces desaparece, lo que interesa es el nudo, la vida, lo cotidiano.

Los dos primeros relatos, Moscú-Petrozavodsk y La gitana, son los que se acercan más al oficio de médico y como es la Rusia actual. El primero se centra en la condición compartida de judíos, en el pasado soviético y en la actualidad rusa. La gitana está escrito en tercera persona, es mucho más variado y muestra mucho más la sociedad rusa y también pone de manifiesto el hecho de que el autor vivió un tiempo en Estados UnidosPiezas en un plano es una de las dos nouvelles de la recopilación y quizás es el relato con menos coincidencias con el resto. Básicamente es la historia de un chico ruso, emigrado a los Estados Unidos  y residente en Nueva York, experto en ajedrez, que ha participado por sorpresa en un torneo en California y lo ha ganado, lo que supone que se embolsa una gran cantidad de dinero.

Cuando emigras, lo que pierdes no es tu tierra, sino en el extranjero, la idea de que te habías hecho.

El relato es muy interesante para conocer la época estalinista. Si la temática de la historia es muy buena, mezcla de historia, situaciones personales y lirismo sobre el recuerdo, la manera como lo explica es magistral, desde diferentes puntos de vista en cada uno de los apartados de la narración. Como si fueran las diferentes piezas del ajedrez que hacen varios movimientos. El grito del ave doméstica es un relato muy lírico que describe la cotidianidad de un hospital, con toda la gente que trabaja en él. Hace un repaso a lo que ve y a los recuerdos que cada elemento le provocan. Como todos los textos líricos, en cada relectura se descubren elementos nuevos.

El último relato es otra nouvelle, Colonia minera Eternidad (Notas de un director literario), como el anterior habla del pasado para entender el presente y de nuevo el narrador es un médico que encuentra un diario de un paciente que o bien lo ha perdido o quizás se la ha dejado expresamente en su consulta. En este diario Aleksandr Ivánovich describe su vida, licenciado en Filología rusa, casado con una mujer que le engaña y le abandona por lo que acepta ser director literario del teatro de Eternidad, una colonia minera en el norte del Círculo Polar Ártico. Aquí será donde hará raíces, el teatro será su punto de soporte vital durante mucho tiempo, hasta que se decide cerrar la colonia y evacuar todos los residentes. Comienza así el calvario para este hombre que no tendrá ninguna ayuda del estado y cuando éste cae habrá quedado desvalido, sin ninguno de sus referentes vitales:

Tras las ventanas, una tiniebla nevada, vamos lentos. En fin, se ha cumplido la línea de eventos. Comenzó con la codicia, con la explotación de los clásicos, tras una pasión prohibida, luego un crimen. A los protagonistas les toca la muerte y la prisión, a nosotros, los figurantes y el corazón, el exilio. ¿Es que alguien puede afirmar que la vida no tiene trama?

Un ejemplo más de ese homo sovieticus que tan bien describe Svetlana Aléksievitx.

Relatos contenidos en esta antología:
Moscú-Petrozavodsk ★★★★
La gitana ★★★★★
Piezas en un plan ★★★★★
El grito del pájaro doméstico ★★★
Colonia minera Eternidad (Notas de un director literario) ★★★★

 

Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 20 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario