PÉTRONILLE (2014) – Amélie Nothomb

Autor: Amélie Nothomb
Título: Pétronille (Pétronille)
Editorial: Anagrama
Año: 2016
Páginas: 160
ISBN: 9788433915313
Valoración: ★★★

 

Una de las escritoras más destacadas que pasaron por el Festival Mot de 2016 fue, sin duda, Amélie Nothomb. Su obra ha tenido una gran recepción por parte de la crítica y, como se pudo ver en la Biblioteca Carles Rahola de Girona, también cuenta con un gran éxito de público, lo que provocó que el auditorio quedara pequeño y se tuviera que limitar el aforo. La ocasión, además, coincidía con la salida al mercado de su última novela en español, Pétronille.

Esta nouvelle vuelve a ser la narración biográfica de un episodio de la vida de la autora, tal y como ha hecho en la mayoría de sus obras. Ahora bien, de nuevo se vuelve a poner de manifiesto hasta qué punto lo que explica la autora belga es real o es ficción autobiográfica. Ella siempre afirma que lo que escribe es verdad, que le ha pasado, y que si lo elabora es para simplificar, para hacer más creíbles unas situaciones que si las escribiera tal y como le han pasado, se podrían considerar exageradas. Pero como ya tiene acostumbrados a sus lectores y seguidores, Nothomb es una maestra del engaño, de hacer creer lo que nos quiere hacer creer.

En esta ocasión, el punto de partida es el champán, el gusto que siente por esta bebida y la necesidad de encontrar a alguien con quien compartir esta pasión.

Necesito un compañero o compañera de borrachera.

Y es que la embriaguez que provoca el champán dignifica, es chic.

Beber queriendo evitar la ebriedad es tan deshonroso como escuchar música sacra queriéndose proteger contra la sensación del sublime.

A esta persona la conocerá un día, en una sesión de firmas en una pequeña librería, cuando se le acerca un fotógrafo un poco impertinente y gracias a la intervención de una chica, que tiene apariencia de chico, consiguen que deje de molestarla. Enseguida se establece una conexión entre la autora y aquel ser andrógino, de nombre Pétronille Fanto, que en el primer día de relación se muestra tan natural que incluso hace pis entre dos coches porque no se aguanta más, en presencia de Nothomb. No se establece una amistad de aquellas nuevas, en las que las dos personas se ven cada día, sino que se ven regularmente siempre con la excusa del champán, en un festival de botellas y formas de beber, así como de marcas de esta bebida.

Pétronille despierta una atracción en la autora, el hecho de que esté haciendo un estudio sobre literatura isabelina y sobretodo que ella misma también sea escritora, la hacen la perfecta compañera de borrachera. Y a partir de aquí se describen una serie de situaciones rocambolescas e hilarantes, como una visita a la diseñadora Vivien Westwood en Londres, una semana de esquí y champán que termina con un traslado gratis a París, la marcha de Pétronille al Sahara durante más de un año y el encargo que sea Nothomb quien busque editor para su última novela, en lo que es una lucha titánica contra el mundo editorial… y todo aderezado con unos diálogos cargados de ironía y burla, de discrepancias sonoras, de reconciliaciones, con embates sobre las clases sociales y el comunismo… como por ejemplo las consideraciones sobre Francia, la política y la sociedad de este país:

Francia es el país mágico donde la taberna más ordinaria en cualquier momento puede ofreceros un gran champagne a temperatura ideal.

Ahora bien, entre ellas dos se establece más que una simple relación de borrachera y el viaje de Pétronille al desierto lo pone de manifiesto, la ausencia indeterminada y el retorno imprevisto evidencian la dependencia de la autora hacia Pétronille y no sólo una dependencia de compañera de bebida, sino que entre líneas podemos leer de otros tipos y que no se resuelven con el final del relato, todo lo contrario, ya que las últimas páginas son inquietantes y trastornan y resuelven la narración con uno de los otros recursos que Nothomb suele utilizar y que no mencionaremos para evitar spoilers.

Si se ha comentado que Nothomb elabora elementos de su biografía, en esta obra no sólo lo hace de la suya, sino que el personaje de Pétronille está inspirado en la escritora francesa Stéphanie Hochet, autora de varias novelas y con una biografía calcada a la del personaje. Además, cambia el título de sus obras, pero se pueden reconocer fácilmente, así en la obra aparece un Vinagre de miel que se corresponde con Moutarde douce original de Hochet, o El apocalipsis según Ecuador es un correlato de La Apocalipsis selon Embrun. Y lo que sí que destaca es la admiración por las novelas escritas por Pétronille que muestra la autora, hasta el punto de afirmar que tienen más fuerza que las suyas, aunque no tienen, ni mucho menos, una mejor repercusión de crítica y de público.

Una apreciación personal final: Saber si lo que nos cuenta es verdad o no, es del todo irrelevante. Cuando nos acercamos a la literatura, a la narrativa, no buscamos verdades, buscamos verosimilitudes, somos curiosos por los personajes, no por las biografías, por tanto, intentar descubrir la veracidad de lo que Nothomb explica y nos quiere hacer pasar como sus propias experiencias no es lo más importante cuando se lee a esta autora. Simplemente nos la leemos y la disfrutamos con el placer que podemos leer otra novela, sin más ni menos, y seguir la máxima que ella misma nos dice para conocer a una persona:

La poesía japonesa tiene razón: la contemplación de los paisajes es lo que mejor nos retrata.

Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 31 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario