LA GRACIA DE LOS REYES (2015) – Ken Liu

Autor: Ken Liu
Título: La Gracia de los Reyes (The Grace of Kings)
Editorial: Runas / Alianza
Año: 2016 (2015)
Páginas: 647
ISBN: 9788491043546
Valoración: ★★★★

 

No cabe duda de que uno de los títulos del año (acaba de ser galardonado con el premio Locus a la mejor primera novela fantástica y es uno de los nominados al Nebula) es La Gracia de los Reyes, del autor chino emigrado a Estados Unidos Ken Liu. Los afortunados que pudieron leerlo en inglés cuando salió el año pasado no tardaron en anunciar a bombo y platillo la grandiosidad de este libro, la primera parte de la anunciada saga de la Dinastía del Diente de León. A pesar del esfuerzo de algunos por encontrar semejanzas, Liu no es Tolkien, no es Martin, no es Rothfuss. No se parece a nada conocido. Es otra cosa. Oriente y occidente se encuentran en las páginas de este libro. No hay dragones, hay crubens y dryans. La magia escasea, pero el ingenio permite maravillas como las aeronaves que cruzan los cielos, hechas con bambú y seda, y los sumergibles mecánicos. Sin duda, la novedad de leer un libro de fantasía épica desde unas coordenadas culturales tan alejadas a las que estamos acostumbrados era uno de los principales alicientes de esta obra.

La Gracia de los Reyes es la primera novela de su autor, pero Ken Liu es un nombre consagrado del género fantástico, gracias al centenar de relatos cortos que ha escrito (galardonados con los premios Hugo, Nebula, Locus, World Fantasy, etc.). A pesar de esta inmejorable tarjeta de visita, hasta el día de hoy únicamente había un pequeño puñado de relatos suyos traducidos al castellano. Para el año que viene, también Runas ha anunciado que traducirá una de las antologías más celebradas de Liu, The Paper Menagerie and Other Stories. De momento, pues, sigue siendo ineludible para los que quieran leer alguno pasarse por la web de Marcheto Cuentos para Algernon (4 relatos) o bien coger el primer volumen de la antología Terranova (1 relato) o A la deriva en el Mar de las Lluvias y otros relatos.

La Gracia de los Reyes es un libro extenso, de más de 600 páginas. La creación de mundos fabulosos siempre implica una necesaria inversión en páginas para dar realismo (detallismo) a la creación. Desde este punto de vista, la extensión parece estar justificada. El libro nos cuenta la revuelta que protagonizan Mata Zyndu y Kuni Garu contra el tiránico gobernante de las islas de Dara, el emperador Mapidéré. Los dos héroes son personajes antitéticos, pero complementarios. Mientras Mata Zyndu es un noble educado en el honor y en el arte de la guerra, que se enfrasca en este proyecto para vengar la muerte de su linaje a manos del emperador, Kuni Garu es un pillastre que malvive robando y estafando, y que se ve empujado a esta aventura casi por casualidad. La tentación de leer el relato en clave política es comprensible: Liu, de ascendencia china, nos expone la historia del estallido y ascensión de una revuelta popular.

¿Quién podía haber previsto que todo un imperio se desmoronaría porque dos plebeyos decidieran que no tenían nada que perder?

Batalla a batalla, iremos conociendo la personalidad de los dos héroes. El arte de la guerra del chino Sun Tzu o cualquiera de los tratados homólogos en la tradición occidental, dan el tono de estos capítulos, que hacen gala también de un estilo discursivo, acumulativo, casi escolástico. A base de victorias y derrotas, asistiremos al encumbramiento de Mata y Kuni, en paralelo a su distanciamiento. Sin terminar de entrar como podría en ello, el autor nos enseña que en la vida todo son matices y que es difícil marcar fronteras demasiado estrictas entre los tiranos y los liberadores. Entre los héroes y los cobardes. Las situaciones límite, como las que prolijamente nos relata el libro, nos descubrirán el verdadero talante de cada uno. En el fondo, parece que Liu pretenda hacer un espejo de príncipes al estilo de los que en la edad media servían para exponer someramente cuáles debían ser las virtudes y cuáles eran los vicios de los gobernantes.

La gracia de los reyes no es igual que los valores morales que gobiernan a los individuos

Desde este punto de vista, la historia no destaca especialmente por su originalidad. Además, hay que avisar que la sucesión de capítulos del libro puede dar la impresión muchas veces de ser exactamente eso: una acumulación de relatos cortos. Lo que singulariza este libro, en cambio, es el escenario donde tiene lugar. Si la referencia a unas islas nos podría llevar a pensar rápidamente en el Terramar de Le Guin, lo cierto es que Dara guarda pocos paralelismos con él. Liu ha realizado una labor titánica de construcción de este su mundo de ficción y el resultado es ciertamente abrumador. A veces demasiado, ya que la sucesión de nombres y hechos puede acabar por hacer perder al lector. Liu ha confeccionado un mundo donde se mezclan elementos de la cultura oriental (la importancia del ritual, el gusto por el detalle y el aforismo, esta falsa edad media jerarquizada en feudos, etc.) y la occidental (desde las analogías Mata-Aquiles y Kuni-Ulises hasta el panteón de dioses que construye y a sus roles, que recuerdan poderosamente también el comportamiento caprichoso de los de nuestra mitología clásica, tal y como podemos leer en los textos de Homero, por ejemplo).

Pero La Gracia de los Reyes no es un libro centrado exclusivamente en el despliegue “pirotécnico”. El worldbuilding funciona como telón de fondo para el desarrollo de las múltiples historias de los numerosísimos personajes que aparecen y desaparecen página a página. El libro es un relato de historias de personas. Si bien es cierto que Mata y Kuni son los protagonistas principales, y que atraviesan el relato de arriba abajo y lo vertebran, hay una infinidad de personajes con historias trágicas, cómicas o heroicas que, con su granito de arena, hacen de este decorado irreal un lugar verosímil. Son intrahistorias. Atención especialmente a tres, que a mí me han parecido realmente antológicas: la historia de la princesa Kikomi, la de los hermanos Daf y Rat y la de Gin Mazoti. Precisamente esta última sirve para consagrar uno de los grandes temas del libro: el papel de la mujer en la sociedad.

Por mucho que os esforcéis en estudiar, ¿podéis llegar a ser funcionaria? Por muy valiente que seáis, ¿podéis luchar en una batalla? Vivimos en un mundo que nos niega esos caminos por ser mujeres, pero no deseáis explorar otros caminos que podrán serviros para cambiar vuestro propio destino y el destino de otros, porque os asustan las lenguas viperinas y los afilados estiletes de los escribas que fabrican la historia en función de sus necesidades.

La idiosincrasia del libro, sin embargo, lleva al lector (y al crítico) a enfrentarse inevitablemente a un buen número de retos, empezando ya por el taxonómico. Algunos de los primeros en leerlo y en hablar del libro señalaron que la etiqueta “fantasía épica” no hacía justicia a su género  (las etiquetas provocan aprensiones justificadas). Personalmente, sin embargo, me parece que si no es “fantasía épica” es algo muy parecido. Lo que ocurre, si acaso, es lo mismo que ocurría con los libros de caballería y las novelas caballerescas: que la tradición nos tenía acostumbrados a unas peripecias fantásticas y sobredimensionadas, en la línea de la novela artúrica, y nos costó asumir un nuevo tipo de libros mucho más verosímiles y alejados de la materia de Bretaña, donde los héroes enfermaban y morían en sus camas, después de haber hecho testamento. Esta medida, esta voluntad de no hacer protagonista a la magia de las victorias y las derrotas de los hombres (incluso los hechos más maravillosos aparecen justificados por la habilidad técnica y el ingenio humanos), también se respira en La Gracia de los Reyes.

Hay que leer este libro sin prisas. Si el lector tiene paciencia, al final Liu le recompensará con creces. Además, hay que advertir a los lectores aprensivos con las sagas, que el libro es autoconclusivo, es decir, que a pesar de que queda abierta la posibilidad de agrandar el corpus de peripecias, la historia de Mata y Kuni queda cerrada satisfactoriamente en este primer libro. Para los impacientes, señalar que la continuación, Wall of Storms, parece que verá la luz en español a inicios del año que viene en el mismo sello editorial Runas / Alianza. Antes, sin embargo (para finales de este septiembre), Nova prevé traernos la primera parte de otra saga (en este caso de ciencia ficción) largamente esperada, también de autor chino: El problema de los tres cuerpos, de Liu Cixin.

Los próximos tiempos, pues, parece que la magia vendrá de Oriente.

 

Saga de la Dinastía del Diente de León:
La Gracia de los Reyes ★★★★
El Muro de las Tormentas ★★★★
[Pendiente]

Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 194 posts and counting.See all posts by dgenis

4 thoughts on “LA GRACIA DE LOS REYES (2015) – Ken Liu

  • 7 Julio, 2016 at 11:21 am
    Permalink

    Fantástica entrada, he visto mi opinión reflejada en cada parrafo. Para mi fue una gran lectura, Liu fue capaz de crear un mundo propio alejado de lo que solemos leer, pero con los elementos que solemos tener en este género. Además su forma de escribir me parece maravillosa, esos capítulos cortos con principio y final, siempre daban ganas de seguir. Los dioses me hicieron gracia, los veo como Deux ex machina al servicio de la trama en ocasiones, pero no importa, tiene su lógica al fin y al cabo. Algunas historias personales, como la de Gin, la de Kikomi, el inventor o la de la segunda esposa de Kuni me encandilaron, hacían que la lectura no fuera todo Mata y Kuni, y te daba pie a comprender como actuaban respecto a estos. Un gran libro, un abrazo^^

    Reply
    • Daniel Genís
      7 Julio, 2016 at 3:06 pm
      Permalink

      Gracias Daniel. Yo también me leí la tuya (cómo no, ¡fue de las primeras!) y estuve muy de acuerdo con lo que decías. Sobretodo con ese paralelismo entre el rol de los dioses en la novela y el de los dioses griegos. Aún así, y admitiendo que me ha gustado, debo decir que espero más para la segunda parte. Un abrazo.

      Reply
    • Daniel Genís
      7 Julio, 2016 at 3:07 pm
      Permalink

      Gracias Tamara. Pues si te gusta la fantasía épica (aunque no es fantasía épica al uso) ya tardas. Es un libro enorme en todos los sentidos. Si te lanzas espero leer reseña en tu blog. ¡Un saludo!

      Reply

Deja un comentario