EXÉGESIS (2014) – Alejo Cuervo

Autor: Alejo Cuervo
Título: Exégesis
Editorial: Gigamesh
Año: 2014
Páginas: 172
Valoración: ★★★★

 

La pila (aquella montaña de libros que todos los amantes de la letra impresa tenemos) es la pila. La pila tiene un comportamiento peculiar, connatural: es indiferente que leas más o menos, siempre parece aumentar de volumen. Se expande. Como el universo. Es el símbolo de una tarea inagotable. Para poder sobrevivir a la pila hay que tener unas reglas, normas, leyes, y deben ser irrompibles: libro nuevo, libro que va al final de la pila. Uno no se puede dejar llevar por el entusiasmo de la novedad, del regalo inesperado, de la sorpresa editorial. La pila tiene un orden y no se puede alterar. O dominas la pila o la pila te domina a ti. Pues bien, la reseña de hoy es la de un libro que se ha saltado todas estas normas; que ha desafiado la pila.

Exégesis fue el resultado de mi última visita al templo del vicio y la subcultura. Efectivamente, me refiero a la librería Gigamesh de Barcelona. En esta ocasión tuve el placer de conocer en persona a Antonio Torrubia (hasta entonces para mí era únicamente @Toliol, y llevaba un hacha), y salí de la tienda con un par de regalos. Uno fue éste. Y si “el librero del mal” te regala un libro escrito por Alejo Cuervo (fundador de la librería Gigamesh y director de Ediciones Gigamesh) no hay pila que valga. La idea, al principio, era compaginar su lectura con la que tenía entre manos, darle un vistazo de vez en cuando mientras me leía lo que tocaba de la pila. Pero al cabo de cuatro páginas me olvidé totalmente del libro de la pila y me enganché absolutamente a la lectura de Exégesis.

El libro no engaña. Por algo se titula Exégesis. Se trata de la visión particularísima de Alejo Cuervo de este mundo de la fantasía y la ciencia ficción desde la óptica de alguien que ha batallado desde abajo del todo y hasta convertirse en un referente incuestionable del género en España. Quizás no gustará a todo el mundo este estilo tan personal, pero debo confesar que a mí me ha enganchado desde el principio hasta el final (es un libro corto y de lectura amena, así que tampoco ha sido mucho tiempo). El libro se abre con una Introducción. El autor ha escogido una serie de textos publicados a lo largo de los años para ilustrar su particular manera de entender el mundo editorial, la idea de la ficción e, incluso, de la vida. La personalidad de Cuervo impregna cada uno de estos textos, y esto es precisamente lo que los hace apreciables, cercanos y muy personales. Cada uno va precedido de una pequeña entradilla donde se justifica su inclusión en este libro. Apropiado y esclarecedor, dada la tremenda heterogeneidad de los materiales.

“Colección Fantasy” o “La Enciclopedia Galáctica”, los primeros apartados, permiten conocer el Cuervo más erudito. El que reflexiona sobre el género y el negocio del género. Pero sin pedantería, sino con un inteligente sentido irónico que marca distancias con el intelectual elitista y engreído. Fabulosa su colleja (tras citar a la gran LeGuin) a los talibanes de la literatura realista:

Permítaseme en primer lugar que divida el mundo en dos mitades: los buenos y los malos. Los buenos, faltaría mas, somos nosotros, ardientes defensores del derecho inalienable de imaginar lo imposible. Los malos son todos aquellos enanos mentales que defienden la superioridad de los valores de la narrativa realista frente al fantástico.

“La biblioteca ideal”, en cambio, es la particular guía de lectura del género fantástico de Alejo Cuervo. Una lista de 40 títulos que eran (en 1993) a su juicio los mejores del género. Como ya había llovido mucho en el año 2014 (cuando se publicó este libro), Alejo Cuervo completó la lista con una última sección en la que añadió algunos títulos más actuales. Como todas las guías (también la reciente de Barceló, publicitada con bombos y platillos) es personal e intransferible. Podremos estar más o menos de acuerdo. Pero en cualquier caso es innegable que responde a lo que se propone, servir de guía, pero por el simple hecho de ser de quien es ya se merece que le demos un vistazo con atención. Confieso que cada vez que coincidía alguna de mis lecturas con algún título listado por Cuervo, no podía reprimir una sonrisa de satisfacción. Al final, sin embargo, me he dado cuenta de que me queda mucho por leer. Habrá que agrandar aún más la pila… ¡Maldita sea!

La cuarta parte del libro, “Gigamesh tienda”, es un interesante ejercicio de arqueología editorial. A punto de lanzar los primeros títulos de Ediciones Gigamesh (Cuarentena, de Greg Egan y Las puertas de Anubis, de Tim Powers), Alejo Cuervo nos da cuatro pinceladas de cómo funciona el negocio editorial, expresa su admiración por Paco Porrúa (y por la antigua editorial Minotauro) y descubre las directrices de su sello que, con entusiasmo pero incertidumbre, comenzaría a andar aquel 1999. Aunque pueda hacer el efecto contrario, “Ostras con salsa picante” (relato incluido en Visiones 2000) no está tan lejos del sentido del apartado anterior. Si allí Cuervo nos hablaba de la tarea de editor desde el punto de vista más ensayístico, aquí lo hace desde la ficción. Un auténtico ejercicio de metaliteratura, vaya. Una lúcida aproximación a la idea del best seller, este concepto tan apreciado por la mayoría de editoriales de nuestros días. Una pequeña maravilla, llena de sabiduría y sentido irónico.

“Enredando con las musas”, en cambio, es un capítulo muy diferente, donde el autor ha decidido incluir todas aquellas poesías que a lo largo de los años se ha dedicado a traducir. Hay de todo. Y en abundancia. Personalmente, me ha gustado (¡y sorprendido!) descubrir que le debemos a él la traducción de los poemas incluidos en Canción de hielo y fuego. Finalmente, y a modo de conclusión, “Reproches al sector editorial” es un texto (el único) escrito expresamente para la ocasión. Cuervo repasa el estado del negocio editorial y la atención desmedida que se presta a los mercados. Los datos dicen que se venden más libros que nunca, pero que en cambio las librerías especializadas cada vez tienden a serlo menos. Supermercados, gasolineras, grandes superficies. Todos venden lo mismo. El best seller. Son unas páginas deliciosas, donde el autor desovilla su pensamiento más humanístico, la filosofía que impregna Gigamesh:

Es tan deseable combatir la desigualdad social como lo es disfrutar de la máxima diversidad cultural.

No todo es la ley de la selva. No todo tiene que ser Amazon y FNAC y El Corte Inglés. Hay otra manera de hacer las cosas. Esto es lo que parece querer decirnos Alejo Cuervo en el fondo de este libro. Exégesis es su particular visión de esta otra manera de hacer las cosas, una manera que ha tomado forma en Gigamesh, tanto en la actividad editorial como en el talante de la librería. Ahora bien, propuestas como ésta sólo pueden funcionar si cuentan con la connivencia de los lectores. De ahí que el libro termine con un reto:

Pero, ¿y vosotros? ¿Cual es vuestra postura en esta guerra?

Pues eso.

libro patrocinado por:
photo
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @CiFiCAT

dgenis has 206 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario