PARA QUE NO TE PIERDAS POR EL BARRIO (2014) – Patrick Modiano

Autor: Patrick Modiano
Título: Para que no te pierdas por el barrio (Pour que tu ne te perdes pas dans le quartier)
Editorial: Anagrama
Año: 2015 (2014)
Páginas: 152
ISBN: 978-84-339-7930-8
Valoración: ★★★★

 

Después de leer varias novelas de Patrick Modiano, Premio Nobel de Literatura 2014, uno siempre parece tener la impresión que está leyendo más o menos lo mismo: un hombre adulto, a punto de entrar en la vejez, escritor o equivalente, que por algún motivo recuerda el pasado, su juventud donde hay inevitablemente una mujer misteriosa, etérea, que lo tiene cautivado, y un grupo de gente de reputación dudosa. Siempre en un espacio, París, con unas calles concretas, anotadas y descritas minuciosamente y, generalmente, el ambiente que predomina es de noche. Ahora bien, del mismo modo que todas las novelas se parecen, todas son diferentes y todas son igualmente sugerentes y muy agradables de leer.

Esta novela, aparecida pocos días antes de conocer el galardón del Nobel, no disiente de todo esto que se acaba de decir, aunque tal vez la ciudad aparece menos referenciada y tiene que compartir protagonismo con el pueblo de la infancia del protagonista, Saint-Leu-la-Fôret, situado en la región metropolitana.

La novela se divide en dos partes. La primera, comienza con el protagonista, Jean Daragane, escritor adulto y un punto misantrópico, que ha perdido su agenda y un hombre bastante misterioso, Gilles Ottolini, le llama para decirle que la ha encontrado y que se la llevará. Daragane no tiene demasiado interés ni en la agenda ni sobretodo en el encuentro con aquel hombre que se declara fan suyo. Por si todo esto fuera poco, le hace notar que en la agenda aparece un tal Guy Torstel que también es un personaje de su primera novela, La oscuridad del verano. Aquí se puede ver cómo Ottolini le ha revisado la agenda y además le ha preparado un dossier con los datos que tiene de Torstel, con las fotocopias de las páginas de la novela incluidas. A Daragane no le gusta nada todo esto, pero se siente medio atraído por la compañera de Ottolini, Chantal Grippay, y en cierto modo también por la faceta de jugador que tiene Ottolini y que acto seguido le empieza a recordar a sus años de niñez, con Guy Torstel, que también era jugador, en su pasado, con una mujer, Annie Astrand. Aquel encuentro pone de manifiesto que en la escritura siempre ha buscado algo:

Para él, escribir un libro también era lanzar avisos de faro o señales de Morse destinados a ciertas personas de las que había perdido la pista. Bastaba con dejar caer el nombre en algunas páginas al azar, y esperar a que se acabaran poniendo en contacto con él. 

A partir de aquí comienza la segunda parte, la del recuerdo, mucho más introspectiva. Ottolini y Grippay desaparecen casi por completo, y aparece el rastro de aquella mujer misteriosa, Annie Astrand, que alguien ha querido comparar con la madre del mismo Modiano, que lo abandonó de pequeño y sólo lo iba a ver de vez en cuando. Pues bien, Astrand es una mujer cercana a la madre del protagonista, que lo visita en el internado donde vive, se lo lleva a veces con ella y lo pone en contacto con sus amigos, un grupo de tahúres de reputación dudosa, entre los que se encuentra Guy Torstel, que parece como si tuviera un trato amable con él. De todo lo que se recuerda hay un hecho que parece trascendental y que no se llegó a producir, se trata del intento de robo-secuestro del pequeño Daragane por parte de Annie; le hizo un pasaporte falso y le habló de una nueva vida en Roma, donde tenían que llegar en tren a través de la frontera de Ventimiglia. Pero al final nada de esto sucedió y Daragane fue abandonado por Annie.

Al principio casi no se nota, el crujido de las ruedas sobre la grava, el sonido de un motor alejándose, y aún necesitas un poco de tiempo para darte cuenta de que aparte de ti no queda nadie más, en la casa.

Con ella acabaron siendo vecinos en la época de juventud del protagonista, incluso le dejaba las llaves cuando ella se iba y le decía:

Si sales a pasear, no te pierdas.

Como un ángel de la guarda. Daragane de grande volvió a coincidir con Annie, que se cambió el nombre por el de Agnès Vicente, una vez casada con Roger Vicent, otro jugador de reputación aún más dudosa que los anteriores. Y ella le niega todos sus recuerdos con candidez:

No… Te equivocas… no me acuerdo de nada de eso.

Como si todo lo que vivió el pequeño a su lado fueran simples piezas de su imaginación. Además, hay que añadir que desde hace mucho tiempo es imposible encontrar a Annie-Agnès. Sólo encuentra rastros, pistas, en un claro paralelismo con su infancia, que sólo son trazas, una verdad muy fragmentada que es difícil de reconstruir, con una constante que sí se repite, y es que todo el mundo coincide en que Annie-Agnès estuvo en prisión.

Incluso intentará reconstruir su vida en Saint-Leu con una visita a este pueblo y una larga entrevista con el médico, el doctor Voustrad, para recuperar todo lo que pueda para reconstruir su memoria, con unos resultados que no son nada alentadores, incluso vuelve al barrio que habían compartido, y los resultados son aún peores. En el fondo, Daragane lo había olvidado todo porque no quería recordar la historia de un abandono, de una ilusión para comenzar una nueva vida lejos de ahí que se había enterrado bajo las roderas de un coche de fugitivos.

En esta búsqueda constante de la memoria de la infancia, algunos críticos han querido ver la propia vida de Modiano, intentando rehacer su niñez, recuperar los recuerdos de una madre poco presente y de unos desconocidos que a menudo le hacían de familia, y que en el fondo sea la temática que recorre su obra, la de reconstrucción vital, de ahí que incluso se ha llegado a decir que todas sus novelas son iguales, pero con diferentes personajes. Lo que sí se puede seguir en todas las novelas de Modiano es la búsqueda del pasado, los recuerdos, con una gran calidad y con un gusto exquisito por describirlos y por describir la ciudad, que hacen de su lectura un imprescindible de la narrativa actual.

Enric Bassegoda

Enric Bassegoda

Doctor en Filología. Profesor de lengua catalana en secundaria. Ha publicado varios relatos y ha ganado el Premi Ictineu 2016 a mejor cuento fantástico en catalán.

ebassegoda has 30 posts and counting.See all posts by ebassegoda

Deja un comentario