LA SOMBRA SOBRE INNSMOUTH (1936) – H. P. Lovecraft

Autor: Howard Phillips Lovecraft
Título: La sombra sobre Innsmouth (The Shadow over Innsmouth)
Editorial: Valdemar
Editor: Juan Antonio Molina Foix
Año: 2007 (1936)
Páginas: 77 [dentro de Narrativa Completa, vol 2, p. 485-562]
ISBN: 9788477025870
Valoración: ★★★★

 

Como cada principio de mes, desde el blog nos aproximamos a uno de los relatos de Lovecraft sobre los mitos de Cthulhu. Hoy, uno de los últimos, “La sombra sobre Innsmouth”. A diferencia de otros, tal vez este acusa una cierta ralentización en el arranque y, en algunos momentos, una cierta falta de acción (que se compensa en el final de infarto). De hecho, el propio Lovecraft no quedó muy satisfecho de la historia y se negó a publicarla. Fue August Darleth quien, sin el permiso del Abuelo, envió una copia mecanografiada que poseía a la revista Weird Tales y así, en 1936, apareció publicado en forma de libro. Todo esto (y más) lo podemos leer, como de costumbre, en el excelente aparato de notas al final del libro, obra de Juan Antonio Molina Foix.

Lo que no menciona este apartado del libro, ni siquiera cuando se hace eco de las diversas versiones cinematográficas del relato, es que el gran John Carpenter parece que se basó en él (entre otros relatos) para rodar su espléndida In the Mouth of Madness (1995), traducida en España con el título desacertado de En la boca del miedo. Desacertado porque, si bien el título parece referirse en la primera parte al escenario donde ocurre nuestro relato (Innsmouth = in the mouth = en la boca), con la traducción española se pierde la conexión de la segunda parte del título con otro de los grandes relatos lovecraftianos: En las montañas de la locura (1931). En fin, a los que nos gusta el cine ya estamos tristemente acostumbrados a estos despropósitos… En cualquier caso, los pueblos extraños, con habitantes reservados, misterios ocultos, referencias a males ancestrales y lugares que no figuran en los mapas, acercan de manera indisimulada la obra de ambos genios del terror.

Esta fue la primera vez que oí hablar del tenebroso Innsmouth. Cualquier referència a un pueblo que no apareciese en los mapas usuales o no figurara en las guías turísticas recientes me habría interesado.

Innsmouth es un pueblo en la costa. Nadie se acerca a él por placer y todo el mundo rehuye sus habitantes, que tienen unos rasgos físicos característicos y que resultan inevitablemente identificadores de su origen y, al mismo tiempo, repulsivos. Es precisamente en este lugar donde nadie quiere ir que termina yendo nuestro protagonista, guiado por uno de los grandes motores del terror de Lovecraft: la curiosidad. Hablar de misterios acuáticos en Lovecraft es referirse inevitablemente a Dagón. Así pues, en esta historia se hace referencia en varias ocasiones a una “Orden esotérica de Dagón”, una congregación de personas poco amistosas que rinden culto a este dios-pez filisteo reformulado en la mitología cthulhiana. Y así nos encontramos al fin del camino con el primer relato del maestro que reseñamos a principios de año.

La edición de la Narrativa completa de Lovecraft de la editorial Valdemar ofrece un montón de alicientes. Uno de los que más he apreciado yo particularmente, y en el que querría centrarme ahora, ha sido el de permitir que el lector siga la evolución en la técnica narrativa del autor. Si la genialidad del Abuelo se encontraba en los primeros relatos (los que contiene el primer volumen) más en el fondo que en la forma, en este segundo volumen (y especialmente en los relatos más tardíos, como este) al fondo hay que sumar una evolución prodigiosa de la técnica de contar historias de miedo, que lo acerca (algunos dirán que lo supera) a su admirado Edgar Allan Poe. A los aspectos ya mencionados en las reseñas anteriores (uso de la 1ª persona del singular para narrar la acción, iniciar el relato por el clímax final, etc.) en “La sombra sobre Innsmouth” hay que añadir otro: resulta inevitable hacer notar aquí la importancia que otorga el autor a lo largo de toda la historia a los sentidos; desde la vista, con las constantes referencias al brillo epidérmico de los seres de Innsmouth hasta el olor putrefacto, como de pescado, que impregna la ciudad, pasando por los sonidos sobrenaturales que emiten los Shoggoth.

No todos los tics del pasado, sin embargo, han sido olvidados. En el relato se habla de la mezcla de sangre de los habitantes de Innsmouth de una manera lo suficientemente connotada como para que nos preguntemos si en el fondo Lovecraft (de quien es de sobra conocida su opinión sobre las diferencias raciales, como podemos leer en el olvidable relato de juventud “La calle”), no quiso dar a este cuento la apariencia de una sutil alegoría. Manteneos puros, parece murmurar una vocecita…

Lo que de verdad se oculta detrás de la actitud de la gente es un simple prejuicio racial… y no censuro a quienes piensan así.

El final, como siempre, está a la altura de las mayores expectativas y quizás habría que reinterpretar el relato entero a la luz de los descubrimientos personales que termina haciendo el protagonista, sorprendentes, superando el terror exterior con el interior, el que se lleva en las propias venas. Un final de 10 para un relato que, a pesar de ser tremendamente recomendable, no me ha parecido su mejor obra. Por último, únicamente una reflexión personal, alrededor de estas vinculaciones entre el elemento terrorífico y la familia, tan habituales en su prosa: parece que la biografía de Lovecraft fue su peor cuento de terror, en muchos aspectos.

Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 194 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario