LA TIERRA DE SANNIKOV (1926) – Vladimir A. Obruchev

 

Autor: Vladimir A. Obruchev
Título: La tierra de Sannikov (Земля Санникова) [1]
Editorial: Fredonia Books
Año: 2002 (1926)
Páginas: 376
ISBN: 9781589638679
Valoración: ★★★★

 

Uno de los escritores rusos que mejor supo trasladar el espíritu de la ciencia ficción de finales del XIX principios del XX al ámbito soviético fue Vladimir A. Obruchev. Este hombre de un talento excepcional era, además de escritor de novelas de ficción científica, un reputado geólogo y explorador de Siberia y Asia Central. Sus conocimientos posibilitaron el descubrimiento de nuevos yacimientos de metales preciosos en zonas hasta entonces no explotadas. Fue también uno de los científicos más galardonados por la Academia Soviética de Ciencias. Obrutchev es el autor de dos novelas poco conocidas en Occidente y que beben directamente del Viaje al centro de la Tierra de Julio Verne y del Mundo Perdido de Arthur Conan Doyle. Para quien no recuerde el argumento, diremos que a grandes rasgos relataban el descubrimiento de un mundo paralelo (subterráneo en el caso de Verne y situado en medio de la jungla sudamericana en Doyle) donde convivían dinosaurios y homínidos prehistóricos. Estos relatos de evasión fueron los que utilizó Obruchev para hacer dos de sus obras: Plutonia (escrita en 1915 pero no publicada hasta 1924) y La tierra de Sannikov (1926) [2].

La tierra de Sannikov (1926) tiene un argumento similar a Plutonia (la expedición polar), pero a diferencia de la anterior, parte de una leyenda escuchada de boca de los indígenas por el mismo Obruchev durante sus viajes a Siberia: el mito de una tierra al norte donde reina un clima templado y donde todavía es posible encontrar mamuts vivos. Esta tierra, que algunos identificaban con la mítica tierra de Sannikov (una supuesta isla vista por los primeros exploradores árticos a principios del siglo XIX pero que nunca fue descubierta), es pues, el objetivo del grupo dirigido por un ex prisionero del zar exiliado en Siberia, Matvei Goriúnov. Junto con sus compañeros científicos, llegan a la misteriosa isla donde encuentran una tribu de indígenas siberianos que viven en un estadio más primitivo que sus hermanos del continente. Los indígenas son atacados constantemente por un grupo de homínidos prehistóricos llamados vampu, que les roban la comida y les secuestran las mujeres. Así pues, los blancos ayudan a los indígenas a luchar contra esta amenaza.

Mamuts (como no), tigres de dientes de sable, y homínidos son pues los elementos que desfilarán por las páginas de la obra. Obruchev vuelve a utilizar la ficción para ilustrar al público sobre la historia geológica y biológica de nuestro planeta.

Sobre este libro, se estrenó en 1973 un filme que aún sigue siendo muy popular en la antigua URSS.


[1] Tengo que agradecer al amigo y “rusófilo” Oriol Ribas que me haya permitido adaptar una entrada de su blog Rússia en el cor para confeccionar estas reseñas especiales para El Biblionauta.

[2] Dado que en el artículo de Oriol Ribas tanto Plutonia como La tierra de Sannikov están englobadas bajo un epígrafe dedicado a su autor (“Els mons perduts de Vladimir A. Obrutxev”), encabezamos ambas reseñas con la misma introducción.

Oriol Ribas

Oriol Ribas

Rusófilo. Estudioso de la Historia y la Filología Eslava. También escribe en @Historieseuropa.

uri has 7 posts and counting.See all posts by uri

Deja un comentario