LAS MIL CARAS DEL MONSTRUO (2012) – A.A.V.V.

Autor: Varios autores
Título: Las mil caras del mosntruo
Editorial: Bracket Cultura
Año: 2012
Páginas: 164
ISBN: 9788493996109
Valoración: ★★★

 

El año pasado tuve ocasión de asistir a la inauguración del festival literario MOT en Girona, dedicado entonces a la literatura fantástica. El comisario del festival era David Roas, una de las máximas autoridades de este país en el género fantástico (tanto como autor como en calidad de crítico e historiador del género). La sesión inaugural versó sobre la idea del monstruo, con una entretenida conferencia de Albert Sánchez Piñol (La piel fría, Pandora en el Congo), que llevaba por título “Los monstruos fantásticos de hoy”. No haré ahora una crónica de lo que se dijo (quien esté interesado puede hechar un vistazo en este enlace al vídeo del acto -en catalán-), pero me ha parecido una buena manera de empezar estas líneas, porque posiblemente si no hubiera asistido ese día a esa charla no me habría despertado la atención esta antología y no la habría leído. Y, por supuesto, no habría escrito esta reseña.

Las mil caras del monstruo es una antología de 12 relatos fantásticos de doce autores diferentes. El único nexo común es que todos están establecidos en España y todos son nacidos entre 1961 y 1977. La antología está encabezada por un recomendable prólogo de Ana Casas, doctora en literatura española y especialista en ficción breve, donde se leen cosas como esta:

El monstruo poseé una dimensión terrorífica, ya que encarna de forma simbólica los miedos más íntimos y antiguos del ser humano: es, en suma, la representación figurativa de nuestros propios temores.

No es nada nuevo, pero está bien que nos lo recuerden: el fantasma, el vampiro, el zombi o el doble son metáfora de alguna otra cosa. El monstruo es algo más que una forma grotesca. El monstruo es el otro. Es nosotros. Por eso da tanto miedo (es como un espejo que refleja nuestra naturaleza más íntima). Por eso lo envidiamos tanto (porque es libre de hacer lo que nosotros no nos atrevemos a hacer). Estos doce relatos intencionadamente heterogéneos precisamente deben entenderse como un intento de reivindicación y actualización del monstruo en clave contemporánea, lejos de los clichés más clásicos. Doce autores, doce relatos, doce monstruos y doce maneras de aproximarnos a ellos.

El primer relato, “El ritual”, de Fernando Iwasaki, introduce hábilmente el tema del zombi. No es el único de la serie. También toca este mismo tema, pero desde una óptica muy diferente, “La hora de la verdad”, de Santiago Eximeno. No me han parecido precisamente los mejores, pero sí tienen un valor a destacar: la manera de aproximarse al mito es novedosa. El primero juega con las limitaciones del lenguaje de un protagonista extremadamente joven y se ciñe a su punto de vista narrativo. El segundo, de los más flojos, asimila el estilo burocrático de un supuesto documento oficial expedido por el departamento de salud de los Estados Unidos. Mejor la forma que el fondo. “Querida Sharon”, el relato de Manuel Moyano, también me ha llamado más la atención por la forma de ser narrado que por lo que narra. Circunscrito esta vez al territorio mitológico del vampiro, el autor usa un original estilo epistolar para hacer hablar el monstruo en primera persona. Moyano usa la misma técnica del Drácula de Stoker, pero a diferencia del maestro él sí da voz al vampiro.

“Azul ruso”, de Patricia Esteban Erlés, reelabora el mito clásico de Circe, la bruja que aparece en la Odisea de Homero y que transformaba los héroes que tenían la desdicha de ir a parar a su isla en cerdos. La actualización consiste en hacer de la hechicera una solterona extravagante que enreda todo el que puede para que entre en su casa (los agentes de seguros, los técnicos de la luz, etc.) y en cambiar el objeto de la transformación de porcina en gatuna. Inevitable pensar en algunos momentos en aquel imperio felino que era la Ulthar lovecraftiana. “Flores atroces”, de Ángel Olgoso, también juega con el tema de la diferencia y, desde una perspectiva más sugerente y menos explícita que el anterior, construye hábilmente un relato de terror (psicológico, más bien) alrededor de una mujer supuestamente con un solo brazo.

A continuación nos encontramos con uno de los relatos que, personalmente, más ganas tenía de leer, “El precio del placer”, de David Roas. Reconozco que no he leído mucho de este autor (prometo subsanar esta carencia inexcusable pronto), pero las referencias eran inmejorables. El cuento (una hilarante historia sobre el tema del doble que hemos visto otras veces con el motivo del clon) se desarrolla con agilidad y consigue lo que se propone: hacer reír. Es destacable este sentido del humor, que parece ser una auténtica marca generacional que comparten también bastantes otros relatos. Es el caso de “Luego están los dentistas”, de Pablo Martín Sánchez, una historia donde el monstruo es literalmente el dentista, o “La familia y uno más”, de Raúl del Valle, sobre un aspirador asesino de última generación.

“Los otros”, de Andrés Neuman y “Invasión”, de Ismael Martínez Biurrun, tratan el tema de la pandemia global definitiva y mortal que debe terminar con todo y con todos, al estilo que hemos visto tantas veces en el cine actual de catástrofes sobrenaturales (normalmente de la cuerda “zombi”: Walking dead, Resident Evil, Guerra Mundial Z). Ambos, sin embargo, se alejan de los clichés y destacan por su originalidad. En el primero se habla de una sociedad que, lentamente y de manera desapercibida, ha ido cayendo en un estado de imbecilització total (¿un virus? ¿La televisión? ¿La evolución connatural a nuestra especie? No se especifica). Lo mejor de todo es que no parece importarle a nadie que la padece. En el segundo, de manera similar, el mundo entero cae en una especie de letargo extremo que lleva a la gente a dejarse morir (literalmente) de sueño. Nadie sabe el origen, pero sólo los menores de un año parecen ser inmunes. Relatos sugerentes, ideas interesantes, pero en cualquier caso no me han acabado tampoco de maravillar.

Quizás los mejores relatos sean los que he dejado para el final. Me refiero al magnífico relato de Félix J. Palma “Los arácnidos”, para mí el mejor, de largo, de la recopilación, y “Bestiario secreto en el London zoo”, de Juan Jacinto Muñoz Rengel. Curiosamente, ambos sobre extrañas criaturas imposibles. El primero, obra del hoy famoso autor de la Trilogía victoriana, es una historia auténticamente de terror, sin concesiones al humor. Atmósferas asfixiantes, viejecitas aterradoras, casas de estructura victoriana, secretos familiares inconfesables, etc. Y un monstruo guardado en el desván, como corresponde. Sí, he de confesar que me ha puesto los pelos como escarpias en algunos momentos. Qué souvenir tan fantástico aquel que trajeron del viaje a África, continente que aún hoy conserva ese halo de ignoto, misterioso, incivilizado. El hogar de horrores indescriptibles. No puedo evitar evocar los cuentos del gran Conan Doyle, donde a menudo alguna bestia exótica era los dientes y las garras de un monstruo que, al fin, descubríamos siempre mucho más humano. El segundo relato, mucho más amable, parece rendir tributo a aquellas fabulosas bestias inexistentes de Borges y Cortázar: el Qo Uru Oq, el Shang Yang, el Sqitt, etc. La conclusión, prueba de fuego de toda historieta breve, resulta convincente.

Al final del periplo es cierto que no hemos descubierto nada nuevo. El puerto ya lo conocíamos de sobra. Ya sabíamos que el monstruo, como el héroe clásico de Joseph Campbell (a quien parece emular el título de la antología), también tiene muchas caras. Pero el libro ofrece una excelente oportunidad para descubrir a algunos autores que son referencia del género de terror en España y, de paso, almacenar también algunos pequeños momentos memorables. Al final, lo importante habrá sido el viaje.

Relatos contenidos en esta antología:
El ritual ★★★
Querida Sharon ★★
Azul ruso ★★★
El precio del placer ★★★★
Flores atroces ★★★
Los otros ★★★
Los arácnidos ★★★★★
La hora de la verdad ★★
Bestiario secreto en el London zoo ★★★★
Luego están los dentistas ★★
La família y uno más ★★
Invasión ★★★
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 194 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario