BISCLAVRET (S. XII) – María de Francia

Autor: Maria de Francia
Título: Bisclavret (dentro Lais de María de Francia)
Editorial: Alianza
Año: 2004 (s. XII)
Páginas: 192
ISBN: 9788420656939
Valoración: ★★★

 

A pesar de que aún hoy en día en algunas remotas regiones de México se sigue creyendo en la existencia de personas capaces de convertirse en lobos -los nahuales-, lo cierto es que la psicología moderna define la licantropía sólo como una enfermedad mental de tendencia antropófaga, es decir, caníbal, en la que el enfermo “se imagina” que se transforma en lobo, e incluso imita sus aullidos, negándose a la ingesta de ningún alimento cocinado y aceptando únicamente como alimento carne cruda. Es el Werewolf en Inglaterra, el loup garou en Francia, el volkodlak en Rusia, el gizonochoa en el País Vasco, el vargulfr en Escandinavia, el lobarra en Portugal o el pryccolitchs en Rumania.

La leyenda del hombre lobo es tan antigua como la propia civilización humana y su testimonio escrito se remonta ya a la literatura latina. Ovidio Nasón (43 a.C.-17 d.C.), por ejemplo, cuenta en sus Metamorfosis que el rey Licaon, sacrílego antropófago, fue castigado por Zeus a convertirse en lobo, sin miramientos:

Sus vestidos se convirtieron en piel y en pelo, y sus brazos y piernas en patas. Y entonces apareció un lobo de pupilas fosforescentes, de aspecto feroz y de maneras violentas.

Petronio, el autor del irreverente Satiricón, también nos hablaba en el siglo I d.C. de una de estas curiosas transformaciones. Contaba la historia de dos hombres que entraban en un cementerio, de noche, para llevar a cabo ceremonias mágicas y cómo, ante la sorpresa de uno de los dos, el otro cambiaba de apariencia:

Al poco rato me di la vuelta hacia mi compañero y vi que se desnudaba y dejaba la ropa junto al camino… lo vi orinar alrededor de su ropa y cómo, de repente, se transformaba en lobo.

En la Edad Media se produjo una cierta satanización del mito. Era bastante extendida, por ejemplo -debido a la filosofía cristiana-, la creencia de que los hombres-lobo se transformaban gracias a un ungüento que les había sido suministrado por el demonio en persona, relacionando de esta manera el mito del licántropo con las prácticas satánicas y brujeriles que durante aquellos años fueron objeto de tantas persecuciones. Llegaron a ser tan comunes las discusiones al respecto, que San Agustín y Santo Tomás tuvieron que tomar cartas en el asunto y prohibir estudiar y disertar sobre esta cuestión, con lo cual se abandonó el tema de la licantropía durante algunos siglos.

Aún así, conservamos dos textos literarios medievales, de origen celta, que dan testimonio de la popularidad del mito durante ese periodo. En primer lugar tenemos el caso del mago Merlín que, según Geoffrey de Monmouth en su Historia Regum Britanniae, tenía la facultad de transformarse en lobo:

Una vez hubo nacido Arturo, Merlín volvió a la naturaleza, a los bosques… se dice de él que adoptaba las formas más caprichosas, transformándose en ciervo, en lobo o en roble.

El otro ejemplo es Bisclavret -que podría querer decir “lobo racional” en lengua bretona-, uno de los famosos lais que recogió María de Francia allá en el siglo XII.

Los lais son narraciones -“canciones” según la lengua celta-, y María de Francia las fue recogiendo a partir de historias que oyó contar, con acompañamiento de instrumentos y de juglares, muy probablemente, allá en las tierras de su Bretaña natal. Pero no se limitó a recoger y poner por escrito unas historias que corrían oralmente, sino que les dio forma e hizo suyas todas esas leyendas; también la de Bisclavret. Así pues, a diferencia de aquellos hombres-lobo de la antigüedad, cuya transformación obedecía normalmente a un castigo o a un ritual malvado, el protagonista de nuestro lai es un hombre santo y de naturaleza apacible.

Bisclavret vive felizmente casado con su bella esposa, pero ésta permanece inquieta porque tres días a la semana su amado marido se hace escurridizo y nadie sabe a dónde va. Después de muchos ruegos de su esposa, sin embargo, Bisclavret acaba confesando lo que hace:

Señora me transformo en lobo.

Por lo que cuenta a ruegos de su esposa, sabemos que Bisclavret, esos días señalados, se va solo a una capilla que hay al borde del camino que atraviesa el bosque y, allí, se despoja de su ropa y la guarda bajo una gran piedra. Lo hace con mucho cuidado, ya que si alguien le llegara a robar la ropa, o si por la causa que fuera desapareciera, ya nunca más podría volver a transformarse en humano. El relato maravilla y fastidia a su esposa, que ya no quiere dormir más con él. Por eso hace llamar a un joven caballero que estaba enamorado de ella y, a cambio de sus favores, lo envía al escondite secreto de Bisclavret para que, una vez el marido se haya transformado en lobo, le tome la ropa. Y así lo hizo.

Un año más tarde, encontrándose el rey de cacería por ese mismo bosque, se encuentra con el hombre-lobo, que lo reconoce y le muestra sumisión. Quedó tan sorprendido el rey de ver como una bestia salvaje mostraba reconocer su superioridad, que aceptó con agrado tenerlo siempre a su lado, ya que mostraba ser agradable y  dócil. Ahora bien, un día, estando el rey y Bisclavret en la corte, recibieron la visita de su antigua esposa y del joven caballero -ahora marido suyo-, y el hombre-lobo los atacó sin piedad, arrancando la nariz de la frente de su esposa. Esto sorprendió a todos y movió el rey a interrogar a la mujer sobre aquella extraña conducta. Después de un duro interrogatorio, la mujer lo confesó todo y ambos fueron expulsados del reino, una vez hubieran devuelto a Bisclavret su ropa y éste hubiera recuperado su forma.

Por lo que cuenta María de Francia, parece que la esposa de Bisclavret y el caballero tuvieron muchos hijos, y que se les reconocía fácilmente sólo por el aspecto, ya que muchos nacieron sin nariz.


Publicado originalmente en la revista Míra’m en agosto de 2006 en la sección Històries del guardià de la cripta.
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 200 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario