LA CIUDAD Y LA CIUDAD (2009) – China Miéville

Autor: China Miéville
Título: La ciudad y la ciudad (The city and the city)
Editorial: Factoría de Ideas
Año: 2014 (2009)
Páginas: 318
ISBN: 9788490183229
Valoración: ★★★★

 

De vez en cuando te encuentras novelas que te dejan con la boca abierta. Prodigios de imaginación y originalidad. Es el caso de La ciudad y la ciudad, de China Miéville. A estas alturas, sin embargo, intentar decir alguna cosa nueva es bastante difícil. La novela fue un auténtico acontecimiento cuando se estrenó, en 2009, y ganó algunos de los premios más prestigiosos de los géneros fantásticos: Hugo, Arthur C. Clarke, Locus y Word Fantasy. Aunque no está claro que sea exactamente ciencia ficción o fantasía, blogs y revistas especializadas se volcaron. Lo cierto es que tal vez la etiqueta que más le va (si tenemos que elegir alguna) sea la de novela negra con toques de ficción psicológica. O algo parecido. Desde entonces, el nombre de Miéville es uno de los referentes de la literatura contemporánea del género fantástico. Su última novela, Embassytown (2012), galardonada con los premios Locus e Ignotus, lo corrobora.

Las ciudades son una constante a lo largo de toda la obra de Miéville. Tal vez, como él mismo dice, porque es donde siempre ha vivido. Quizás porque es donde está la gente y, por tanto, donde pasan cosas. Nueva Crobuzón, UnLondon, Ciudad embajada, etc. En La ciudad y la ciudad no nos encontramos con una, sino con dos ciudades (o quizá incluso tres, ya los veremos luego): Beszel y Ul Qoma. Se trata de dos ciudades imaginarias al estilo de otras ciudad reales divididas, como Berlín o Jerusalén. Pero la diferencia de estas dos de ficción respecto cualquiera de sus referentes reales es que las dos ciudades conviven en el mismo plano topográfico. Seguramente este concepto sea el más original y, a la vez, el más rebuscado, de la novela.

Debo confesar que al principio me costó de asimilar. Me daba la impresión de que el autor nos estaba hablando de dos realidades que existían a la vez en una especie de dimensiones paralelas (al estilo de Fringe, para entendernos), pero no es el caso. En la novela de Miéville la división entre una y otra es más mental que física y es en la autocensura de cada uno donde se tejen las auténticas fronteras, lo que impedirá que beszelís y ulqomanos se interrelacionen, exactamente como si existiera algún poder que se lo impidiera. Bueno, de hecho sí existe un poder en la sombra encargado de mantener esta ficción. Se llama “la Brecha”. Un cuerpo suprapolicial encargado de perseguir a los que violan la separación entre las dos ciudades.

A pesar de esta complejidad, hay que decir que el autor va desarrollando la idea poco a poco, lo que hace que la lleguemos a digerir sin muchos problemas. De hecho, no será hasta después de unos cuantos capítulos que empezamos a notar el elemento cienciaficcional. En la primera parte, “Beszel”, la novela arranca dentro de los convencionales parámetros de lo que podríamos considerar la novela negra. Los suburbios de una ciudad deprimida. Un asesinato. Una voz que nos lo va narrando todo en primera persona. El protagonista es Tyador Borlú, un agente de policía beszelí que comenzará a investigar un rutinario caso de asesinato y que, a medida que va uniendo piezas, se encuentra que todo se complica más y más.

Las investigaciones lo acabarán llevando a la otra ciudad, Ul Qoma, que ocupa la segunda parte de la novela. Si en la primera veíamos la labor policial de Borlú en su terreno, acompañado por su ayudante Corwin, en esta segunda quien le hace de carabina es el agente ulqomano Qussim Dhatt. Resulta interesante el tratamiento de temas actuales como el nacionalismo, el secesionismo, el enfrentamiento entre oriente y occidente o la inmigración a través de la ficción novelesca. Entre los dos policías, por ejemplo, al principio se levanta una barrera de desconfianza mucho más efectiva que cualquier muro. También los conceptos de “desver” y “desoír” resultan metafóricamente muy interesantes. Es el mecanismo según el cual los ciudadanos (en último término los que sustentan con su actitud resignada la diferencia entre la ciudad y la ciudad) ignoran a los otros (los que visten, hablan o creen diferente).

La tercera y última parte lleva por título “La Brecha”. Es más breve que las anteriores, y condensa buena parte de las escenas con más acción. La idea de que en el entramado de las dos ciudad existe un lugar que no pertenece a ninguna de las dos, una auténtica brecha por la que un ciudadano podría deambular sin estar en ninguna parte y estando, al mismo tiempo, en todas partes, resulta inquietante. Es en este punto que nos aproximamos a la fantasía y la ciencia ficción. Entonces Miéville remacha el clavo e incide en un tema que había aparecido tangencialmente en las partes anteriores: Orciny. Una tercera ciudad, algo quimérico, entre las dos otras. Miéville, sin embargo, no profundiza en este aspecto fantástico, lo que puede resultar un poco frustrante. De hecho, se ha dicho que en algunos aspectos es una obra “antifantàstica”.

Al final (al menos en la edición de La Factoría de Ideas que yo he leído) se incluye una interesantísima entrevista al autor. De todo lo que se dice me quedo con dos cosas: en primer lugar, me ha sorprendido que cuando habla de sus fuentes no haga referencia a Philip K. Dick o a Jonathan Lethem, ya que el detective Borlú me recuerda poderosamente los protagonistas de ¿Sueñan los androides ovejas eléctricas? (1968) o Ubik (1969) y al de Pistola, con música de fondo (1994). En segundo lugar, me ha parecido muy interesante la explicación que hace de la “frustración” del elemento fantástico (“anticlímax” lo llama el entrevistador) que apuntaba antes. Se trata, evidentemente, de una solución (pre)meditada de Miéville, que es consciente que no convencerá a todos. Confieso que es posible que haya sido mi caso, y que tal vez por eso no ha caído la quinta estrella.

Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @fantastik_cat

dgenis has 197 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario