LA ÚLTIMA CANCIÓN DE BILBO (1974) – J. R. R. Tolkien

Autor: J. R. R. Tolkien
Título: La última canción de Bilbo (Bilbo’s Last Song)
Editorial: Minotauro
Año: 2010 (1974)
Páginas: 36
ISBN: 9788445077825
Valoración: ★★★★

 

Cinco años antes de su muerte, J.R.R. Tolkien aún tuvo tiempo de hacer una última aportación al universo de su Tierra Media. Se trata de esta pequeñísima pieza que hoy reseñamos, apenas una canción, protagonizada por Bilbo Bolsón. Aunque se sitúa con posterioridad a los hechos relatados en la última parte de El señor de los anillos (1954-1955), El retorno del rey, no aporta ninguna novedad significativa a la historia que ya conocemos, y el autor nunca se planteó incluirla en la trilogía. De hecho, y por lo que sabemos, esta obrita en principio no tenía ni siquiera nada que ver con el mundo de El señor de los anillos. En octubre de 1968, Tolkien habría modificado un texto suyo titulado Vestr um haf, habría hecho protagonista a Bilbo y lo habría regalado a su secretaria, Joy Hill, como recompensa por haberlo descubierto entre los papeles de su biblioteca personal.

Fue después de su muerte que su secretaria mostró la canción a Donald Swann (que ya había grabado varias canciones del mundo de Tolkien). Swann la encontró tan sensacional que decidió musicarla e incluirla en la segunda edición de su álbum The Road Goes Ever On (1978). Paralelamente, la dibujante Pauline Baynes, la ilustradora predilecta de Tolkien, hizo una serie de dibujos para ilustrar las doce estrofas de cuatro versos (menos la penúltima, que tiene cinco) de que se compone la canción. No fue hasta muchos más tarde, hasta el año 1990, que la canción se publicó finalmente en formato libro, con una serie de ilustraciones (rehechas) por la propia Baynes. En realidad, pues, estamos hablando de un libro surgido nada menos que de la excusa de 49 versos, lo que nos hace ver hasta qué punto todo lo que huele a Tolkien (y más ahora, después del éxito de las películas) es explotado por la máquina editorial sin conmiseración.

Ahora bien, este hecho innegable no quita que este libro sea una auténtica maravilla, un pequeño tesoro (jeje) recomendable para pequeños y grandes. Bellamente editado, compagina en perfecta armonía los versos de la canción de Tolkien con los sugerentes dibujos de Baynes. El núcleo del poema son los recuerdos evocados por Bilbo, que se encuentra en los Puertos Grises listo para emprender su última aventura: abandonar la Tierra Media. En más de una ocasión el hobbit ya había dejado entrever la idea de partir, de abandonarlo todo, e incluso en un momento dado de El señor de los anillos Frodo y Sam coinciden con una compañía de elfos entre los que está Bilbo que, precisamente, parece que se dirigen a los Puertos Grises (los puertos élficos de Mithlond). Por tanto, este episodio está perfectamente insertado en la mitología de la Tierra Media, a pesar de su origen ajeno.

En cuanto a las ilustraciones, se dividen en dos tipos: las más grandes de las páginas de la derecha ilustran momentos correspondientes a los últimos episodios de El señor de los anillos, cuando los Portadores del anillo viajan hacia los Puertos Grises para que Frodo y Gandalf embarquen hacia las tierras de Válinor junto con Bilbo, Elrond, Galadriel y Gildor entre muchos otros elfos. Un destino grandioso reservado a muy pocos mortales, pero repleto de nostalgia y lágrimas. Las imágenes de menor tamaño, situadas al pie de los versos del poema, ilustran escenas de El Hobbit (1937). Sería en este viaje, el último, que Bilbo evocaría sus primeras peripecias: la llegada inesperada de los enanos y Gandalf a Bolsón Cerrado, el choque con los tres trolls, la tormenta y lucha de los gigantes de roca, el hallazgo del anillo, el juego de ingenio con Gollum, el rescate de las águilas gigantes, Beorn el cambiapieles, el bosque y las arañas, el viaje por el río con los barriles, la Montaña Solitaria, el dragón Smaug, etc. Por todo ello La última canción de Bilbo hará innegablemente las delicias de los amantes del legendarium de Tolkien a la vez que puede ser una excelente puerta de entrada a la magia de la Tierra Media para los más pequeños.

Bilbo’s Last Song
Day is ended,
dim my eyes,
but journey long
before me lies.

Farewell, friends!
I hear the call.
The ship’s beside
the stony wall.
 
Foam is white
and waves are grey;
beyond the sunset
leads my way.

Foam is salt,
the wind is free;
I hear the rising
of the Sea.

Farewell, friends!
The sails are set,
the wind is east,
the moorings fret.

Shadows long
before me lie,
beneath the
ever-bending sky,

but islands lie
behind the Sun
that I shall raise
ere all is done;

lands there are
to west of West,
where night is quiet
and sleep is rest.
 
Guided by the
Lonely Star,
beyond the utmost
harbour-bar,

I’ll find the heavens
fair and free,
and beaches of
the Starlit Sea.

Ship, my ship!
I seek the West,
and fields
and mountains
ever blest.

Farewell to
Middle-earth at last.
I see the Star
above my mast! (1)
 

(1) En este enlace se puede escuchar una versión cantada de acuerdo con la composición de Donald Swann.
 
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @CiFiCAT

dgenis has 207 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.