MI VIDA QUERIDA (2012) – Alice Munro

Autor: Alice Munro
Título: Mi vida querida (Dear Life)
Editorial: Lumen
Año: 2013 (2012)
Páginas: 336
ISBN: 9788426421395
Valoración: ★★★★★
 

Cuando Alice Munro (1931-) escribió Mi vida querida todavía era la eterna candidata al Nobel de siempre. Unos meses después, todo ha cambiado. O en realidad sería más justo decir que no ha cambiado nada, o prácticamente. Sólo se ha hecho justicia a una deuda flagrante de la sociedad con una de sus creadoras más extraordinarias, aún vivas. A uno de sus escritores, sería aún mejor decir. Y es que si hablamos de Alice Munro en términos de mujer, de fémina, de escritora -que lo es y se nota y hace gala de ello y se deja ver sobradamente en su obra- no le hacemos ningún favor. La empequeñecemos. Casi parecen escritas a propósito aquellas sus palabras del relato “Tren”:

Había gente suficientemente estúpida para defenderla porque era una mujer.

La mejor manera de defender a Alice Munro es sencillamente leyéndola.

Cualquiera que la lea se dará cuenta de que no está leyendo algo corriente. Autora de incontables relatos cortos a lo largo de más de treinta años de actividad literaria -recogidos en doce colecciones-, Munro, esta ama de casa que encontró tiempo para dedicarse a escribir, ha logrado tejer un mundo particular. Particularísimo. Como los grandes autores. En su último libro hay algunos relatos mejores que otros, como es lógico y pasa siempre y en cualquier autor, pero quizá lo más sensato en este nuestro caso sea afrontar la lectura no desde esta óptica, cuento a cuento, relato a relato, sino como un todo. No en vano, la propia autora confiesa que ve

La vida como piezas separadas que no acababan de encajar nunca.

Y esto es su literatura. Piezas, pedazos, de esta (querida) vida desencajada y extraña. Lo afirma nuevamente en el relato final, el que da título a toda la obra:

Esto no es una historia, sino la vida.

Resulta común en muchos de sus relatos, precisamente, el ánimo de explicar vidas casi enteras, desde que empiezan hasta que acaban. El texto puede ser corto, pero el trayecto vital que abarca y los giros que da la historia hacen que nos preguntemos si realmente estamos leyendo un cuento o alguna otra cosa nueva y diferente, a medio camino entre la short story y la novela. La literatura de Munro, nos damos cuenta entonces, es un mundo y un género particulares en sí mismos.

Munro se aleja del relato fantasioso y simbólico para encuadrar sus historias en unas coordenadas muy precisas: la provincia de Ontario donde nació y los años de la guerra y su juventud. Este realismo puede hacer a primera vista el efecto de ser algo frío y despersonalizado, pero no es así. Sus personajes, mayoritariamente femeninos, suelen ser seres racionales y dotados de un carácter metódico, analítico, pero que en un momento dado se encuentran que tienen que afrontar situaciones insólitas, que provocan, inesperadamente, reacciones igual de inesperadas en ellas. A menudo estas situaciones -el motor de muchos relatos- vienen dadas por el choque entre este mundo femenino y el mundo de los hombres, caracterizado a menudo de manera bastante negativa: la maestra y el médico del relato “Amudsen” o el viejo intolerante y su esposa del cuento “Refugio” serían dos ejemplos, aunque bastante diferentes. Si la mujer del primer relato representa un cierto arquetipo de mujer abnegada, subyugada, que parece aceptar con resignación su destino marcado por el hombre, en el segundo relato asistimos a la progresiva liberación de una mujer dominada durante muchos años por su marido. La culpa, a menudo asociada al sexo y a la represión de una religión severa y castradora, empuja a la gente a la soledad, al aislamiento y a la muerte. “Tren” es una bella y terrible muestra de ello. Otra es “Dolly”, donde una pareja de ancianos creen erróneamente que ya no les queda más vida y sólo piensan en la muerte, pero se equivocan. Siempre queda vida y experiencias nuevas para vivir mientras hay un último aliento. Siempre hay un último viaje pendiente. No es casualidad que los personajes de Munro no paren nunca quietos. Siempre van arriba y abajo. Siempre están en tránsito hacia alguna parte.

En una línea similar, “A las vistas del lago”, que toca con sensibilidad melancólica pero nada ramplona el tema de la vejez y la enfermedad, introduce uno de los temas clave en Munro, que tendrá continuidad y llegarà al súmmum en la conclusión del libro: la memoria. “El ojo”, “Noche”, “Voces” y “Mi vida querida” (que comienza “Cuando era joven…”), en buena parte autobiográficos, configuran un conjunto diferenciado bajo el epígrafe “Final”. Recordar y hacer memoria contra el olvido y el paso del tiempo, para no convertirse en un personaje más de sus historias, desmemoriado y perdido en un mundo que ha cambiado demasiado, demasiado deprisa. Esto es la vida. Esto es esta historia. Tal y como la propia autora confiesa, estos últimos cuatro relatos

Son las primeras y las últimas palabras -y las más íntimas- que tengo que decir sobre mi vida.

Vale la pena leerlas, leernos, viajar con ella.

Relatos contenidos en esta antología:
Llegar a Japón ★★★
Amundsen ★★★★
Marchar de Marveley ★★★
Graba ★★★
Refugio ★★★★
Orgullo ★★★
Corrie ★★★
Tren ★★★★★
A las vistas del lago ★★★★
Dolly ★★★★
Final ★★★★★
El ojo ★★★★★
Noche ★★★★★
Voces ★★★★★
Mi vida querida ★★★★★
Daniel Genís

Daniel Genís

Doctor en literatura. Profesor de lengua en secundaria. Culturalmente disperso. Es el fundador y conservador de esta web. También en @CiFiCAT

dgenis has 206 posts and counting.See all posts by dgenis

Deja un comentario